Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


06_junio_19_sevilla

REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

Jueves, 6 de junio de 2019

Corrida de toros

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Novillos de Rufino Martín, bien presentados y descastados. El 1º, devuelto a corrales al partirse la mano derecha de salida.

Diestros:

Javier Orozco: media estocada, tres descabellos (silencio); pichazo y municipal (silencio).

Fernando Navarro: tres pinchazos, tres descabellos (silencio); media estocada caída, descabello (silencio).

Manuel Diosleguarde: estocada caída (vuelta al ruedo tras petición); estocada caída, aviso (vuelta al ruedo tras petición con más fuerza).

Incidencias: en la enfermería fue atendido Manuel Diosleguarde de una contusión en la rama mandibular derecha sin signos de lesión ósea en la articulación mandíbular. Pronóstico leve.

Presidente: Gabriel Fernández Rey.

Banderillero que saludó: Morenito de Ronda, en el cuarto.

Tiempo: agradable y freso.

Entrada: algo menos de media plaza.

Video: https://vimeo.com/340847509

Galería de fotos:

Crónicas de la prensa:

Diario de Sevilla

Por Luis Nieto. Destaca Manuel Diosleguarde

La segunda novillada con picadores del abono sevillano estrenó el formato de horario nocturno con alrededor de media entrada, frío y viento que molestó en alguna ocasión a los toreros:Javier Orozco, Fernando Navarro y Manuel Diosleguarde. Los tres jóvenes novilleros, quienes hacían su presentación con picadores en La Maestranza, lidiaron una mala novillada, en su conjunto, de Dolores Rufino en la que destacó Diosleguarde, que dio sendas vueltas al ruedo tras petición y contó con el mejor astado del encierro, el sexto.

Prácticamente de madrugada y con la deserción por el frío de muchos aficionados, el salmantino Manuel Diosleguarde tuvo en suerte al sexto novillo, el astado más chico de la desigual novillada de Dolores Rufino y que, encastado, ofreció un buen juego. El diestro, que comenzó su faena por bajo, levantó pronto una fuerte ovación cuando toreó con la diestra y se arrancó la Banda Maestro Tejera con Suspiros de España. Bajo esos sones, Diosleguarde, que tiene un buen concepto del toreo y al que le sobra por momentos mirarse al espejo, manejó bien la franela, especialmente tirando bien del astado en los derechazos, algunos con mucha expresión y se tiró de verdad a matar propinando una estocada. Dio una vuelta al ruedo tras petición.

Ante el alto y largo tercero, que se marchaba del muletazo con la cara alta e incluso cabeceaba para quitarse la pañosa, Manuel Diosleguarde se lució con el capote a la verónica tras una larga cambiada de rodillas junto a tablas. Javier Orozco entró en un quite por saltilleras, que fue ovacionado. Diosleguarde se lució en un par de buenas tandas diestras y sonó la música. El torero, confiado, sufrió una cogida brutal. Continuó toreando sin arredrarse y fue pisado por el astado. Consiguió también algunos naturales con clase. Culminó su accidentada faena con una estocada para dar la vuelta al ruedo tras petición de oreja.

El rondeño Javier Orozco derrochó valor a raudales. Tras devolverse el primero al partirse la mano derecha de salida, se enfrentó a un sobrero del mismo hierro, manso, tardo e incierto. El torero se la jugó en cada envite, logrando arrancar muletazos muy estimables, siendo enganchado por el glúteo izquierdo y sufriendo la rotura de la taleguilla que le arreglaron de manera aparatosa. Cerró con unas manoletinas y estuvo desacertado con el verduguillo.

Con el colorao cuarto, que llegó aplomadísimo a la muleta tras sangrar mucho en varas, Javier Orozco ganó terreno a la verónica y no tuvo opción al lucimiento en un trasteo muy extenso.

El sevillano Fernando Navarro anduvo voluntarioso ante su lote. Con el segundo, sin recorrido y que salía con la cara alta, le resultó imposible el lucimiento artístico y anduvo muy mal con los aceros.

El quinto, tras un tercio de varas en el que derribó y levantó a la cabalgadura que hacía turno, recibió un puyazo al relance del picador de turno, resultó tardo en la muleta a la que le costaba embestir. Navarro destacó en un par de series diestras en una faena con criterio con varios muletazos estimables.

ABC

Por Lorena Muñoz. Dos vueltas de Diosleguarde salvan una fría y deslucida novillada de Dolores Rufino en Sevilla

El cambio de día y de hora trajo fresco a la novillada pero no más público. La terna de debutantes se enfrentó a un encierro de Dolores Rufino bien presentado pero complicado y con pocas opciones, y mucho menos para novilleros con escaso rodaje. Solo Manuel Diosleguarde logró lucimiento a pesar de que fue atendido en la enfermería de una contusión en la mandíbula.

El salmantino arrancó los primeros olés en el recibo del tercero, con una larga cambiada de rodillas y cargando la suerte a la verónica. Dispuesto, citó con distancia desde el centro del ruedo tras brindar al público y en la segunda serie ya estaba sonando el pasodoble. Mostró oficio, apuntó buenas cosas e incluso improvisó una espaldina en una colada pero un desarme hizo parar la música. Diosleguarde, que ya había estado en Sevilla como finalista de promoción, logró que volviera a sonar antes de que el novillo lo elevara por los aires, sin consecuencias. Asomaron algunos pañuelos y dio la vuelta al ruedo.

En el que cerró plaza también escuchó la música, «Suspiros de España», tras un comienzo de faena por bajo, con doblones y una tanda con la diestra de buena factura. El novillero puso las ganas ante la insulsa embestida. Cuando dejó la estocada, era medianoche y muchos aficionados ya habían abandonado los tendidos debido al frío. Tardó en doblar el novillo, de nuevo hubo petición y vuelta sin trofeo.

Javier Orozco fue silenciado en su lote y pasó dos veces por la enfermería. Su primero se partió una mano de salida y fue devuelto. Con el sobrero del mismo hierro estuvo animoso con el capote pero el novillo, reservón y justo de fuerzas, no se lo puso fácil. El rondeño estuvo valiente y se llevó una voltereta que le rajó la taleguilla. Lo intentó incluso con bernadinas pero no pudo ser. El cuarto, con el que se lució con el capote, lo brindó al público pero en la muleta solo pudo estar voluntarioso e insistir. Se marchó cojeando a que lo vieran los médicos.

Fernando Navarro era el representante sevillano de la terna pero tampoco logró premio. Con buen criterio, comenzó por bajo la faena del segundo que fue a su aire en los capotes, derribó al picador Antonio Carrasco, le puso los pitones en la hombrera a Diosleguarde cuando citaba por chicuelinas e hizo hilo con los banderilleros. Navarro, con poca experiencia, lo intentó ante la sosa embestida a media altura de «Montajoyas» y pasó un calvario con la espada.

El quinto se hizo el amo del ruedo tras derribar de nuevo al picador que guardaba la puerta y casi sufre un grave percance el caballo de Antonio Peña. El sevillano volvió a encontrarse con un astado que llevaba la cara suelta y por las nubes con el que no encontró las distancias ni tuvo opciones.

Toromedia

Diosleguarde causa buena impresión y roza el triunfo en sus dos novillos

Javier Orozco estuvo entonado con el capote en el primero de la tarde, rematando con buena media. En la muleta el novillo resultó bastante parado y el rondeño logró alguna tanda a base de dejarle la muleta puesta. Sufrió un serio aviso en la tercera serie con la derecha, en uno de los arreones de un novillo completamente rajado y a la defensiva. Sacó una última tanda al natural con mérito por aguante y entrega y cerró la faena con manoletinas ajustadas. Mató de media y tres descabellos.

Orozco no tuvo mucha colaboración del segundo de su lote en el capote. Brindó al público y se encontró con un novillo completamente parado con el que lo intentó todo sin obtener colaboración alguna por parte del astado.

Fernando Navarro no pudo lucir con el capote. El novillo derribó en el segundo puyazo de forma espectacular y llegó a la muleta echando la cara arriba, siempre a la defensiva. Navarro lo intentó por ambos pitones con voluntad pero sin poder componer faena. Falló con los aceros.

En el quinto, Fernando Navarro hizo un esfuerzo y logró algunos momentos destacables por el lado derecho con un novillo que se dejaba más. Por el izquierdo no lo vio nada claro y la faena no pudo remontar.

Manuel Diosleguarde se mostró bullidor con el capote, recibiendo con larga cambiada y buenos lances al tercero de la tarde. Javier Orozco hizo un quite por saltilleras que fue aplaudido. El salmantino brindó al público y comenzó citando de lejos en los medios y ligando una primera serie que hizo sonar la música. Un inoportuno desarme bajó la intensidad de la faena al mismo tiempo que el novillo se fue apagando. Insistió y cuando toreaba al natural sufrió una fuerte voltereta. Volvió a la cara demostrando valor y entereza para apurar las últimas embestidas del novillo. Mató de estocada efectiva.

En el sexto, Diosleguarde se dobló con torería en el inicio de faena y también compuso en dos series con la derecha que crearon ambiente. Sonó la música y el novillero siguió sacando partido de su oponente en la faena más estructurada y completa de la noche. Se adornó con bonitos doblones antes de matar de estocada. Hubo petición de oreja que el presidente no atendió.

06_junio_19_sevilla.txt · Última modificación: 2019/06/27 10:37 por paco

Herramientas de la página