Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


08_junio_17_sevilla

REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

Jueves, 8 de junio de 2017

Corrida de novillos nocturna

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: novillos de La Quinta y un sobrero (4º) bis de Guadaira bien presentados desiguales en juego; un (2º) bueno con clase ovacionado en el arrastre, el (1º) de mas a menos, un (3º) soso y noble, el (4º) peligroso y deslucido, (5º) complicado y falto de transmisión y (6º) desentendido y suelto.

Diestros:

Aitor Dario el Gallo: dos pinchazos, estocada desprendida (silencio); media estocada tendida (silencio).

Ferrater Beca: cuatro pinchazos y media estocada tendida (saludos tras aviso); media estocada (silencio).

Jesús Muñoz: estocada muy trasera (silencio), municipal, estocada trasera, descabello (silencio tras aviso).

Incidencias: al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio por las victimas de los atentados terroristas de Reino Unido.

Presidente: Ana Isabel Moreno

Tiempo: agradable.

Entrada: alrededor de media entrada

Galería: https://plazadetorosdelamaestranza.com/ferrater-beca-escucho-la-unica-ovacion-la-noche/

Video: https://vimeo.com/220922093

Crónicas de la prensa:

Cambio de tercio

Por Antonio de los Reyes Ferrater Beca única ovación en una nocturna sin emoción

Volvieron los festejos nocturnos a la maestranza, esta vez antes de lo normal y siendo una novillada picada dentro de abono. Los Novillos de La Quinta y un 4º bis como sobrero bien presentados y de juego desigual acabaron aburriendo, los jóvenes novilleros faltos de oficio estuvieron a la altura. El Gallo que se presentaba ante la afición de Sevilla, mostró sus ganas con su primer oponente algo complicado por el pitón derecho, no le dejó dar ni uno, el animal tiraba la cara arriba, deslucido y salía suelto de la muleta, basó su faena con la izquierda consiguiendo ligar algunos muletazos sin llegar arriba lo suficiente. El cuarto bis sobrero de Guadaira no gustó, fue peor, se metía por dentro, si logro con la derecha templar la sosa embestida. A la verónica se gustó Ferrater Beca que sorprendió, templado estuvo con el segundo de la noche que fue ovacionado en el arrastre, se empleó bien en el caballo, en la muleta con clase y poniendo en apuros al joven debutante que fue cogido hasta en dos ocasiones sin consecuencias aparentes. Con su segundo fue silenciado, un novillo complicado sin opción de triunfo.El tercero en suerte para otro debutante, Jesús Muñoz al que se le vieron cosas buenas con un novillo noble pero con clase embistiendo bien por ambos pitones, si faltó algo de transmisión por ambas partes. Al sexto se le pegó bastante en el caballo, la faena no llegó a calar, quedó la voluntad del cigarrero.

El Mundo

Por Carlos Crivell. Detalles toreros de Ferrater Beca

Las novilladas con picadores de junio han pasado a la noche. No se han ganado espectadores, aunque sí en confort alejados de las temperaturas tórridas de la tarde. De todas formas, de noche siempre ocurre que parece que se presencia un festejo de promoción, cuando era una novillada con picadores. Además del horario, se probó con la retirada del picador por el callejón para aliviar la duración excesiva de las corridas en la Maestranza. Se ganaron minutos, aunque al final se volvió a salir de la plaza después de dos horas y media de novillada, que para colmo fue de escasos contenidos. Además, se guardó un minuto de silencio por las víctimas del atentado de Londres.

Han pasado por Sevilla doce novilleros en el abono y todavía no se ha cortado una oreja. La mayoría han llegado con tanta ilusión como inexperiencia. La novillada de La Quinta suscitó el interés de los entendidos después del suceso madrileño de Rehuelga. Seis novillos cárdenos de estampa preciosa, cinco porque se lidió un sobrero de Guadaira, que se movieron con mucha sosería, si bien la falta de rodaje de la terna frenó el brillo de las reses de Martínez Conradi. El segundo fue el más completo y el tercero y el sexto se dejaron torear en la muleta.

Debutó con caballos Ferrater Beca después de cinco años sin torear en público. Y fue el que cumplió con mayor decoro. Los lances a la verónica del saludo al segundo dejaron la impresión de un novillero de maneras clásicas. Lo mismo que su larga faena a ese Santa Coloma, que fue el de embestida más entregada. Ferrater perdió pie dos veces en su labor, se libró de milagro de un percance serio, pero se repuso y acertó a templar por ambos pitones con buen gusto. Solo la falta de ajuste lastró la emoción de esta faena. Logró el interés de la plaza, amenizó la banda y parecía que podía lograr premio, pero el manejo de la espada acabó con la esperanza. Con el quinto, más exigente que el anterior, no encontró la fórmula. La sosería del animal y la propia falta de rodaje del muchacho fueron la clave de una labor sin relieve.

El conquense Aitor Darío 'El Gallo' demostró más tablas que sus compañeros. Al que abrió plaza, que nunca humilló y siempre parecía estar distraído, le hizo una faena de pases con voluntad y escaso contenido. Mató al informal y corretón sobrero de Guadaira, castigado con saña en el caballo, y que fue áspero y complicado. Con oficio logró que el agua no le llegara al cuello.

También debutó con caballos el palaciego Jesús Muñoz. Tuvo un lote con posibilidades por la nobleza, sobre todo el tercero, al que toreó con desigual templanza en una faena intrascendente. El sexto, también noble y con poca entrega, le permitió volver a torear por ambos pitones con muletazos con más voluntad que acierto. A Muñoz le hace falta más rodaje, lo mismo que a sus compañeros de la noche sevillana.

Diario de Sevilla

Por Luis Nieto. Aburrimiento bajo las estrellas

Las plazas de primera para las novilladas se han convertido en despachos de lotería donde acuden, por lo general, tiernos noveles sin preparación suficiente al no estar placeados.

Anoche, por ejemplo, los aficionados hojeaban sus programas de mano y se encontraban que El Gallo toreó el año pasado diez festejos y que Ferrater Beca y Jesús Muñoz se presentaban con picadores en Sevilla.

Los noveles, que cuentan con el respaldo de las Escuelas Taurinas en el escalafón sin picadores se quedan huérfanos a partir de su debut con caballos o incluso antes. El sistema en la organización de festejos se ha quedado trasnochado. Una vez que la mayoría de ayuntamientos han retirado sus subvenciones, deberían existir certámenes con picadores en plazas de segunda y tercera donde se foguearan estos novilleros para que las de primera categoría, como la Maestranza sevillana, dejaran de ser Despachos de Loterías y Apuestas Mutuas del Toreo.

Por ejemplo, la terna de ayer -también es cierto que es lo que ven en sus mayores- lidiaron los santacolomas de La Quinta, sin tener en cuenta su encaste. Y aburrieron al personal con decenas y decenas de muletazos que no calaban en el respetable. Con un toro o un novillo de Santa Coloma no se trata de dar muchos pases, sino de muletear con mando y de dominarlo, para luego recrearse en el lucimiento.

La nocturna nos deparó una sorpresa: los varilargueros, cuando terminaban de picar, entraban al callejón por el portón del 5 y recorrían el anillo por el mismísimo callejón, camino del patio de caballos. Supongo que dirán que es para ahorrar tiempo, una medida que ya se tomó en la plaza de Madrid. Pero aquí ni se ha debatido ni los aficionados de Sevilla la han pedido públicamente.

Se lidiaron cinco novillos de La Quinta, en conjunto bien presentados y de desiguales hechuras, con el denominador común de la nobleza y un sobrero, como cuarto bis, de Guadaira, incierto.

El conquense Aitor Darío El Gallo con el que abrió plaza, que cumplió en los primeros tercios, realizó una labor en la que faltó mando y limpieza ante un novillo noblón por el pitón derecho y que echaba la cara arriba por el izquierdo. Dos pinchazos y estocada y silencio como balance.

El cuarto, tras partirse un pitón al rematar en un burladero, fue devuelto y sustituido por un sobrero de Guadaira, incierto, con el que El Gallo se mostró voluntarioso y aguantó un par de coladas secas. Mató de estocada y fue silenciado.

Ferrater Beca recibió con algunas verónicas con gusto al segundo, un torete en trapío. Con la franela realizó una faena desigual, con dos cogidas, afortunadamente sin consecuencias, que impactaron en los tendidos. Se salvó de puro milagro. El público estaba con el novillero. Si en algún momento del festejo hubo un atisbo de premio fue en este novillo, pero el sevillano mató muy mal, de cuatro pinchazos y otro hondo y escuchó la única ovación de la noche.

Con el quinto, que se quedaba corto y salía de los embroques con la cara alta, Ferrater Beca se mostró voluntarioso en una labor que fue silenciada.

Jesús Muñoz tuvo como primer oponente a un ejemplar bajo, más en el tipo santacolomeño, que cumplió en varas. El de La Puebla del Río concretó un trasteo desigual ante un ejemplar noble y que deslucía los muletazos al salir con la cara alta.

Con el sexto, un toro en hechuras, que empujó en varas y esperó en banderillas, Jesús Muñoz realizó una labor tesonera, pero sin brillo con un ejemplar manejable. Mató mal y fue silenciado.

El espectáculo, novillada picada, estrenaba nuevo horario, nocturno, con el fin de que acudiera más publico. Fuera porque mucha gente andaba de vuelta del Rocío, por el calor o por otras causas, el estreno en este sentido no fue positivo en cuanto al aforo cubierto.

De nuevo, una novillada con muchas posibilidades de éxito, que cayó en manos inexpertas. Los tres toreros echaron sus boletos, pero no salieron premiados. Lo del resultado artístico ya está contado: aburrimiento bajo las estrellas.

El Correo de Andalucía

Por Álvaro Rodríguez del Moral. Aburrimiento crónico y nocturno

La ficha superior resume la estadística del festejo pero nos olvidaremos de las servidumbres de una crónica secuencial al uso –que ya se publicó ayer en la web de El Correo– para analizar los pormenores de la cuarta novillada de abono, que mantuvo el tono gris que ya había prevalecido en los tres festejos anteriores. Hay muchas puntadas que hilar en una novillada que implicaba algunos estrenos que están por calibrar aún. El primero de ellos era el traslado de los festejos a la jornada del jueves y en horario nocturno. La coincidencia con la llegada de las carretas de Triana, Macarena y Sevilla –que se debió valorar previamente– pudo restar parte de ese público que disfruta por igual del albero, el capirote y las arenas. Ya lo comprobaremos el próximo jueves en el único cartel –el mano a mano de Aguado y Serna– que ofrece verdaderos alicientes al gran público.

Pero el asunto tiene otro fondo. Las combinaciones de novilleros escogidas este año por la empresa para rellenar los preceptivos festejos de abono tienen demasiadas goteras. Hay nombres que se han quedado por el camino y otros a los que le viene o les ha venido grande el duro fielato maestrante. Aunque siempre puede haber sorpresas. Es el caso del sevillano Ferrater Beca, seguramente el nombre del que menos se esperaba en la noche del jueves. El chaval, que ya no lo es tanto, desciende de una familia de ilustre reata social y taurina y se le había dado por retirado de la profesión. La sorpresa fue verle anunciado en el abono para debutar con caballos y en honor a la verdad, aunque se quedó bien lejos de poder redondear, fue el único de los actuantes que salió resuelto a entregarse a pesar de sus carencias. Delante tuvo dos novillos con teclas que tocar pero con un importante pitón izquierdo. Le costó dos duras volteretas descubrir ese lado bueno con su primer enemigo pero entonces surgieron un puñado de naturales de excelente y templado trazo que le colocaron cerca de cortar la oreja del animal. Faltó redondeo, madurez, estrategia y, sobre todo, falló la espada. Pero Ferrater hizo un sincero esfuerzo que no logró reeditar con el quinto, otro toro con cositas y un lado izquierdo para echar la moneda que le vino muy largo esta vez. Le salvamos de la quema a pesar de sus carencias.

Muy distinta fue la impresión que dio el veterano novillero conquense Aitor Darío Gallo, al que le llegaron a tocar el famoso pasodoble –Gallito– después de matar a su primer enemigo que, ésa es la verdad, no le dio apenas opciones. Con el beneficio de esa duda comprobamos que el traje también le vino grande. Pasó un indisimulado mal rato con el sobrero de Guadaíra que sustituyó al titular de La Quinta, que se había partido un pitón. No supo o nunca vio al animal metido en la muleta. Poco se puede decir de Jesús Muñoz. Acudió a la cita absolutamente desnudo de la más mínima preparación. Y sus novillos sirvieron.

08_junio_17_sevilla.txt · Última modificación: 2017/06/12 07:38 por paco

Herramientas de la página