Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


15m_marzo_18_valencia

Plaza de toros de Valencia

15 de Marzo de 2018

Corrida de toros

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Toros de Fuente Ymbro serios en sus diferentes hechuras notable el 6 por el izquierdo.

Diestros:

Juan Bautista: de azul marino y oro. Pinchazo, estocada tendida y dos descabellos. Aviso (silencio). En el cuarto, dos pinchazos y estocada honda (silencio).

Daniel Luque: de tabaco y oro. Estocada trasera y descabello (saludos). En el quinto, pinchazo y estocada (silencio).

José Garrido: de verde botella y oro. Pinchazo hondo y estocada. Aviso (silencio). En el sexto, gran estocada. Aviso (oreja).

Tiempo: despejado

Entrada: media entrada

Vídeo resumen: https://twitter.com/toros/status/974360446751903751

Crónicas de la prensa:

El Mundo

Por Vicente Zabala de la Serna. La descarada izquierda de José Garrido contra el destino

Si a Alcurrucén le bailaron la corrida en los corrales, los veterinarios también cribaron este jueves los toros de Fuente Ymbro. Los escogidos por Ricardo Gallardo, que recompuso un nuevo sexteto. Veremos la rigurosidad de criterios en los próximos días cargados de figuras.

“Tremendo” lo era por nombre y por cuajo. El toro de apertura por encima del trapío de Valencia. Casi 600 kilos. Castaño y hondo. Culata de Rubens. Bizco y de desafiante pitón derecho. Que fue la mano. Pronto siempre pero con un punto suelto en su empleo al finalizar el amable viaje. Juan Bautista anduvo fácil e inteligente en el manejo de la media distancia. Resuelto en los remates de pases del desprecio y adornos varios. Más intenso tras una solitaria serie de naturales -el fuenteymbro se frenaba más- para romper la frialdad en el ecuador de la faena. Doble cierre de fruslerías, ya cerca de tablas. Un extra en la extensión. Prórroga en el pasodoble. El aviso cayó en la demora de la espada. Nada grave.

El caro capote de Daniel Luque quedó inédito por los movimientos desacompasados del toro. Que se venía por dentro, cruzado o vencido. Embestía muy recto con su flexible anatomía. Cornidelantera y seria la cara. Exigió a Luque fibra y actitud. Como para no dormirse en el toque. No se durmió el torero de Gerena. Que se impuso con notable expresión. En un cambio de mano el fuenteymbro le avisó: ni uno zurdo. Faena de mérito sordo. La estocada se le fue muy atrás. Necesitó del descabello. Un solo golpe. Justísima la ovación.

Se montaba por delante el tercero. Estrecho de sienes y alto de cruz. José Garrido libró un farol y dos largas cambiadas de rodillas como carta de presentación. El fuenteymbro se movió mucho y muy desigual. Una repetición incansable y correosa la suya. Por pegajosa y andarina. Cuando Garrido le bajó la mano, tan encajado, en el prólogo de faena parecía que el toro se reduciría. Pero no. Siguió siempre acometiendo, ora así, ora “asá”, sin terminar de irse. JG mantuvo los arrestos del lejano saludo. Tocó todas las teclas sin que fuera ninguna. La faena se trabó hasta las manoletinas de broche. Un aviso entre el pinchazo hondo y el espadazo.

También pivotaba sobre sus manos delanteras el armado cuarto. La tónica de la movilidad continuaba. De más ataque que entrega. Suelta la cara. Sin decir ni transmitir nada. El oficio de Juan Bautista para navegar. Perdidos el ánimo y la fe a la hora de cruzar con el acero.

Una altura descompensada marcaba las feas hechuras del quinto. Fuera de tipo. Toro de veterinario a las 12 del mediodía. A caballazos de mulo sus arrancadas. Daniel Luque le dio buen trato en su derecha. A su altura. Aparentemente agradecido el de FY. Mentira. Por encima de las circunstancias Luque. Que se calentó por molinetes de rodillas. Antes de que el toro se desentendiese del todo en su izquierda. Aun sin frutos, una imagen renovada de DL.

Lavado y sin remate se presentó el último de Gallardo. Ni serio ni bonito. Muy largo. Como su cuello. Lo que en principio se hacía una falta de humillación absoluta, se transformó en descolgadas embestidas en la zocata de José Garrido. Y con generoso viaje. Tanto como el torero quiso. Reunido, acinturado, ligado, la muleta a rastras, vaciados los naturales por debajo de la pala del pitón. A últimas, la faena y el toro de la tarde. Descarado Garrido contra el viento que sopló en sus dos turnos y el destino. Un espadazo de ley. Como la oreja. Incluso se pidió la segunda.

COPE

Por Sixto Naranjo. Oreja para Garrido ante 'fuenteymbros' con más mecha que pólvora

De nuevo lío de corrales en Valencia. Esta vez con los toros de Fuente Ymbro. Corrida descabalada por los veterinarios en la matinal y antes ya había comenzado torcida días antes con el ya famoso ‘toro de la carretera’. El sexteto que completó Ricardo Gallardo fue una escalera de presentación y en cuanto a juego, hubo más movilidad que verdadera entrega. Un segundo exigente y encastado y el sexto, el único toro que rompió a embestir con franqueza, resultaron los astados más interesantes.

Castaño, amplio de carnes pero de buenas hechuras fue el primer toro de Fuente Ymbro. Tuvo movilidad aunque cierta informalidad en todos los tercios. Juan Bautista planteó su faena en siempre en los terrenos del tercio. Armonía en las formas y basando el trasteo por el pitón derecho. La labor del galo no terminó de explotar hasta una postrera serie en redondo cuando apostó por atacar al toro por abajo. Todo demasiado correcto. Un pinchazo y una estocada suelto dejaron todo en un silencio respetuoso para JB.

Más exigente fue el segundo ‘fuenteymbro’. Le costó un mundo fijarse en los engaños durante los primeros tercios. Pero fue fundamental una tanda inicial de Daniel Luque por los toques y el mando impuesto a la embestida del toro. Ese era el secreto y con esas armas el toro se entregaba más en sus viajes. Faena firme del sevillano, que extrajo una tanda meritoria al natural con ajuste y largura. Una estocada y un golpe de verduguillo acabaron en una ovación que reconoció lo realizado por Luque.

El tercer pupilo del hierro de Ricardo Gallardo repitió el patrón de comportamiento de sus dos anteriores hermanos de camada. Otro animal con más mecha que pólvora al que recibió José Garrido con un farol y dos largas de rodillas en el tercio. El extremeño le planteó un cuerpo a cuerpo en el que tuvo interés la lucha entre toro y torero. Firme y enfibrado el diestro extremeño y correoso el de Fuente Ymbro. No hubo expresión estética pero si la emoción que deparó la búsqueda del dominio sobre la bestia.

La tarde entró ‘modo avión’ con el soso cuarto. Ni el toro quiso tomar las telas con emoción en sus embestidas ni Juan Bautista esta vez se mostró con voluntad de plantear cierta pelea. Las tablas se firmaron pronto entre ambos.

Con el quinto la tarde se terminó de despeñar por los derroteros de la intrascendecia. Éste de Fuente Ymbro vino y fue sin ningún tipo de emoción. Nobleza pajuna ante la que Luque quiso poner la sal que le faltaba el toro. Pero ni por estas el animal se contagió.

Pareció que ya nada iba a enderezar el rumbo de la tarde cuando saltó el sexto, una raspa que se tapó por la cara. Feo el toro, que sin embargo rompió a bueno en el último tercio y lo aprovechó de principio a fin José Garrido. Asentado y sereno, el extremeño se echó pronto la muleta a la izquierda para desgranar tandas de mano baja, alargando el viaje y dando dimensión a los muletazos. El toro era agradecido a ese trato y Garrido se confió en una faena que tuvo ribetes de inspiración como un embrocado tres en uno en mitad del trasteo. El epílogo, también con la zurda para amarrar el triunfo. Se tiró derecho como una vela tras de la espada para enterrarla en su totalidad. La oreja, la de mayor peso de lo que llevamos de Fallas.

ABC

Por Andrés Amorós. José Garrido, rotundo al natural en la Feria de Fallas

Al final, José Garrido salva la tarde, corta una oreja en el único toro (junto al primero) que ha ofrecido posibilidades. Es raro ver una Plaza tan pasional como ésta convertida en una nevera. Tras el baile de corrales, las reses de Fuente Ymbro, serias, se han movido pero han sido complicadas y deslucidas. Sin triunfar, Daniel Luque ha demostrado que es un diestro muy recuperable.

Juan Bautista es buen profesional pero le perjudica la frialdad. En el primero, manejable, lidia pulcro, fácil, pero le falta apretar. Resuelve pero no emociona. En el cuarto, que cabecea, sólo muestra oficio y pincha sin convicción. Los toros no han sido buenos pero él ha pasado de puntillas.

Daniel Luque perdió el sitio que tenía, en las Ferias, por una lesión y por su irregularidad de carácter. Inicia ahora una nueva etapa, junto a Roberto Piles: demuestra que, si persiste en esta actitud, junto a sus innegables cualidades, puede volver a la primera fila. El segundo es incierto, espera en banderillas. Daniel impone su mando, logra buenas series de derechazos, en una faena de más mérito que brillo. El quinto, feote, muy serio, sale siempre con la cara alta. Luque sabe muy bien lo que hace: trastea con suavidad, para no molestarle; consigue muletazos con ritmo y temple. El público, sumido en el aburrimiento, no se entera. Para mí, ha tenido una actuación muy prometedora. Habrá que verle en Sevilla y Madrid.

El extremeño Garrido, al que no contrataron en las pasadas Fallas, quiere demostrar que eso fue injusto. El tercero, muy distraído, va y viene pero protesta. José no le duda, en una faena valiente pero desigual, como son las embestidas. Se justifica con la entrega. En el último, brilla Chacón, en banderillas. Se desata el viento pero también el empeño del diestro, que cita de lejos, se muestra muy rotundo, logra despertar al público; al final, unas series de naturales de mano baja provocan el entusiasmo general. Mata volcándose: oreja y petición de la segunda. Reclama su sitio.

El público valenciano debe atender más a las dificultades de los toros para valorar las faenas.

©Imagen: JOSÉ GARRIDO CON LA OREJA CORTADA ESTE JUEVES EN LA PLAZA DE TOROS DE VALENCIA./TOROS VALENCIA.

Toros en Valencia. Temporada 2018

15m_marzo_18_valencia.txt · Última modificación: 2018/03/15 19:13 por paco

Herramientas de la página