Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


27_julio_17_sevilla

Real Maestranza de Sevilla

Jueves, 27 de julio de 2017

Novillada sin picadores final XXXII Ciclo de promoción de nuevos valores de la torería

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Novillos de La Peregrina bien presentados pero de juego desigual. Destacaron el quinto y el sexto.

Novilleros:

Daniel de la Fuente: de tabaco y oro. Ovación y dos oreja.

Rocio Romero: de fucsia y oro. Oreja y oreja.

Manuel Diosleguarde: de celeste y oro. Silencio y silencio.

Francisco de Manuel: de nazareno y oro. Vuelta y silencio.

Parte médico: Daniel de la Fuente fue asistido de contusiones múltiples en región dorsal y cervical con varetazo corrido en región costal derecha. Contractura cervical con buena movilidad. Pronóstico leve.

Destacó en banderillas Jorge Fuentes

Entrada: Buena más de media.

Galería de imágenes:

Video: https://vimeo.com/227383729

Premios: Triunfador del certamen Daniel de la Fuente, traje de luces, 2ª Rocío Romero, capote de paseo, y 3º Francisco de manuel, capote de brega.

Crónicas de la prensa:

El Mundo

Por Carlos Crivell. TOROS Daniel de la Fuente, triunfador de las novilladas de promoción en Sevilla

Buen ambiente en la plaza sevillana para la final de promoción. De nuevo, muchos jóvenes en los tendidos. El futuro los necesita. Se programó un festejo de ocho novillos, de forma que se alargó más de la cuenta. La novillada de La Peregrina, propiedad de Antonio Ferrera, no fue fácil por su mansedumbre y por el mal estilo de muchos erales. Fue una buena piedra de toque para estos aspirantes.

Con muchos partidarios en el tendido, el sevillano de La Puebla Daniel de la Fuente se proclamó con toda justicia como el triunfador de este ciclo. Estuvo valiente con el bronco y áspero eral que abrió la noche y toreó con calidad al buen quinto. El primero lo cogió hasta tres veces. Si no hubo faena como tal, quedó la impronta de un chaval que no se arredró en ningún momento ante la aspereza de su oponente.

Con el quinto pudo demostrar sus poderes toreros. No hubo toreo de capa, colocó dos buenos pares Jorge Fuentes y el eral tuvo recorrido. De la Fuente corrió la mano con temple y buenas maneras en tres tandas con la derecha, brilló en algunos cambios de mano y logró al final un toreo al natural de mucho nivel. Se le vio fresco y sereno, improvisó un molinete precioso que trajo el recuerdo del genio de La Puebla, para acabar con unos ayudados a media altura solemnes. Una excelente faena rematada a la primera y que recibió el premio de las dos orejas. El palco había estado generoso antes y ahora tuvo que sacar los dos pañuelos.

La cordobesa Rocío Romero, inhibida con el capote y en algunos turnos de quite, se mostró solvente y templada con el segundo. Fue un manso al que entendió a la perfección. Se dobló de entrada para fijarlo y logró que el animal no le tocara los engaños. Fue lista al cortar la faena en su momento y mató con acierto. Aun así la oreja tras el aviso fue de gran generosidad. Al sexto, que se lo brindó a Morante, otro novillo manso con movilidad desordenada, le hizo una faena voluntariosa de menos nivel que la anterior. Como quiera que matara pronto, la plaza pidió con fervor otra oreja que llegó a sus manos. Ya en todas las plazas se dan las orejas si se mata pronto.

El salmantino Manuel Diosleguarde tropezó en primer lugar con un manso que desarrolló genio en la muleta. Se lo brindó a Ferrera, ganadero de la noche. No acertó a templar al animal, no era fácil, y su labor no pasó de voluntariosa. El lidiado como séptimo, al que toreó con pulcritud con el capote, le permitió algunas tandas con la derecha de buen corte. Sufrió una voltereta y cambió la decoración. Diosleguarde se colocó muy cerca y ahogó sus embestidas. No se libró de una nueva voltereta cuando el manso huía de los engaños.

El cuarto espada, Francisco de Manuel, fue el más brillante con el capote. Buenos lances en sus dos erales como tarjeta de presentación. Al cuarto le hizo una faena con muchos muletazos, casi todos por la derecha, en los que no se acopló con el astado. Lo mejor fueron los de pecho. El que cerró la noche le permitió de nuevo exponer su buen oficio, su estilo correcto, todo ello antes de que se rajara el de Ferrera.

Tras la deliberación por parte del jurado, el resultado de esta edición de las novilladas sin caballos celebradas en La Real Maestranza de Caballería de Sevilla quedan de la siguiente manera:

El Correo de Andalucía

Por Álvaro Rodríguez del Moral. Daniel de la Fuente gana el ciclo de promoción

El ciclo de promoción de nuevos valores ya tiene ganadores. Daniel de la Fuente, novillero cigarrero de la Escuela de Sevilla, se impuso con autoridad al resto de finalistas desorejando con partida doble al mejor eral del desigual, manso y complicado encierro que había embarcado Antonio Ferrera con su hierro de La Peregrina. Fue justo colofón de una final de largo metraje y mejor nivel que otros años. Los cuatro aspirantes se entregaron a su forma a pesar de las dificultades que presentó el ganado.

Ésta vez no hizo falta el calor del público para fundamentar las dos orejas que cortó Daniel de la Fuente. Fueron premio justo y necesario para la faena más compacta, completa y entregada de la larguísima noche. Daniel, arreado y responsabilizado, entendió desde el primer momento la embestida del novillo, especialmente en la primera parte de su labor, fundamentada sobre la mano derecha. Las series muletazos se sucedieron en un palmo de terreno, abrochados con cambios de mano, largos pases de pecho y hasta cierto sentido de la escena mientras crecía el clamor de los tendidos.

Un topetazo inoportuno rompió el hilo del trasteo pero el novillero de la Puebla del Río supo retomar el ritmo con unos ayudados por alto de sabor añejo que precedieron a la estocada. Las dos orejas eran de cajón. Y para él es el flamante vestido a medida que regala la Maestranza, prenda oportuna para sustituir el traje que le había destrozado el duro ejemplar que partió plaza. Daniel le plantó cara con autoridad, jugándose esas tres duras volteretas que cobró de un eral al que acabó enjaretando un puñado de naturales de enorme mérito.

Y hablando de méritos no podemos dejar de ensalzar los que ha sumado la novillera cordobesa Rocío Romero, que abandonó en hombros la plaza de la Maestranza junto a Daniel de la Fuente después de sumar dos nuevos trofeos. Rocío se va de Sevilla con una oreja de cada uno de los novillos que ha estoqueado en el ciclo. Algún día se lo contará a sus nietos… como podrá contarles también que la faena al segundo de la noche, que se dejó pese a su mansedumbre, estuvo bien planteada y estructurada, perfectamente cosida en largos muletazos de pecho y hasta administrada con sentido de la medida. Pero es que aún iba a entender al sexto, que se acabó templando en una labor de menos a más rematada con un espadazo suficiente. Enhorabuena; el capote de paseo que le entregarán en primavera tiene un sabor especial.

El tercer clasificado, ganador de un capote de brega, es el aspirante madrileño Francisco de Manuel, que mostró oficio, tablas y calidad con un novillo –el cuarto- que desparramó la vista y le puso a prueba. El representante de la escuela de Colmenar Viejo dominó la situación dejando la muleta puesta, templando siempre y manejando la situación a pesar de la frialdad ambiental. El chaval está preparado y volvió a mostrar su entrega con un duro sexto que no le dio ninguna opción.

La cuarta pata del banco era el novillero charro Manuel Diosleguarde que también cobró lo suyo de los dos novillos que estoqueó. No volvió la cara con un tercero listo y avisado al que toreó con compostura sin importarle las dificultades. Volvió a entregarse sin fisuras con el séptimo, que le volvió a arrear un volteretón de espanto. A pesar de todo se relajó y dibujó buenos muletazos sin importarle su falta de recorrido. Fue digno rival de los tres ganadores de una final de alto nivel. Que se repita.

27_julio_17_sevilla.txt · Última modificación: 2017/07/28 12:49 por paco

Herramientas de la página