Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


diodoro_canorea

DIODORO CANOREA

<img src="http://portaltaurino.com/images/empresarios/d_canorea2.jpg"/>

Empresario taurino. Gestionó la plaza de Sevilla, Real Maestranza de Sevilla durante más de cuarenta años. Diodoro Canorea tenía 77 años cuando falleció, el 28 de enero de 2000. Gestionó multitud de plazas. Fue el empresario taurino de mayor calado de todos los tiempos, y el más antiguo, y durante sus largos años de trabajo llevó plazas como la plaza de Madrid, plaza de Zaragoza, plaza de Córdoba, plaza de Úbeda, plaza de Jaén, plaza de Toledo, plaza de Pozoblanco, plaza de Andújar, la plaza de El Puerto de Santa María, y otras en Francia, Portugal y Venezuela. Padre de Eduardo Canorea y abuelo de Manuel Álvarez Canorea.


El empresario de la Real Maestranza de Sevilla, Diodoro Canorea, falleció en su domicilio a las 5´30 de la madrugada del viernes, 29 de enero´2000, vítima de un paro cardíaco. Canorea fue trasladado de inmediato al hospital Sagrado Corazón de Sevilla. Al día siguiente, sábado, tuvo lugar el funeral de córpore in sepulto, a las 11:30 horas en la parroquia sevillana de Los Remedios. Allí recibió y despedió el duelo, al que asistieron muy diversas personalidades del mundo taurino. Posteriormente se procedió a la incineración de sus restos en el cementerio de San Fernando.

Diodoro Canorea tenía 77 años, y en la temporada 1999 gestionó las plazas taurinas de Sevilla, Toledo, Pozoblanco, Andújar, y negociaba la temporada en El Puerto de Santa María para el 2000. Ha sido el empresario taurino de mayor calado de todos los tiempos, y el más antiguo, y durante sus largos años de trabajo ha llevado plazas como la de Madrid, Zaragoza, Córdoba, Úbeda, Jaén, y otras en Francia, Portugal y Venezuela.

En el funeral estuvieron presentes Curro Romero, Litri, Paco Camino, Espartaco, Rivera Ordóñez, Enrique Ponce, Paco Ojeda, El Tato, José Luis Moreno, José María Manzanares, Tomás Campuzano, Joselito…, Victorino Martín, Manuel Prado y Colón de Carvajal, Juan Pedro Domecq, Gabriel Rojas, José Luis Lozano, Simón Casas…Padre de tres hijos, será el varón, Eduardo, quien lleve las riendas en adelante de la tradicional Empresa Pagés. El empresario de Sevilla cuenta llevaba más de cuarenta años al mando de la plaza de la Real Maestranza de Sevilla, donde hizo sus primeros pinitos en la feria de 1959, precisamente la primera que toreó Curro Romero.


Muere el empresario taurino Diodoro Canorea

El País 29 de enero´2000

El empresario de la Maestranza de Sevilla, Diodoro Canorea, falleció ayer, a la edad de 77 años, a consecuencia de un paro cardiaco que le sobrevino en su domicilio de Sevilla. Fue su hija Mercedes la que, a las cinco de la madrugada, alertada por la luz del salón de la casa, descubrió a su padre gravemente enfermo, sentado en un sillón y con la televisión encendida. Fue trasladado inmediatamente a la clínica del Sagrado Corazón, donde sólo pudieron certificar su muerte. Hasta este centro sanitario se acercaron ayer numerosos representantes del mundo del toro para testimoniar sus condolencias a la familia.

A las once y media de hoy se celebrará un funeral en la parroquia de los Remedios de Sevilla, y a las dos de la tarde, sus restos mortales serán incinerados en el cementerio de San Fernando, en un acto íntimo, por deseo de la viuda y sus tres hijos. Decenas de personas vinculadas al mundo del toro y de la sociedad sevillana en general se acercaron ayer hasta el tanatorio. Por la mañana llegaron Pepe Luis Vázquez -padre e hijo-, José Tomás y Emilio Muñoz, informa Santiago F. Fuertes. Curro Romero dio su opinión sobre el fallecido ante los micrófonos de Radio Sevilla: “Nunca hubo entre nosotros un sí o un no, y en nuestra relación siempre hubo una gran armonía”. El torero aseguraba ser de las personas que mejor conocían al fallecido, ya que no se ha caído ni una sola vez del cartel de la Feria de Abril desde 1959. A través de distintos medios, Santiago Martín (El Viti), Espartaco, Ortega Cano -que definió a Canorea como “uno de los pocos empresarios románticos”- y Paco Camino mostraron su dolor ante la muerte del empresario de la plaza sevillana.

Canorea realizaba vida normal -el mismo jueves estuvo haciendo compras en un centro comercial cercano a su domicilio-, aunque su salud se había deteriorado en los últimos tiempos. A principios del mes de diciembre estuvo hospitalizado durante una semana a causa de una neumonía, y había sufrido dos infartos, el segundo en octubre de 1998. Asimismo, el empresario padecía un grave problema de azúcar que le había afectado a la visión, y el pasado año fue intervenido quirúrgicamente de una dolencia en la lengua.

A pesar de todo, Diodoro Canorea continuaba al frente de su actividad profesional y ya llevaba varias semanas trabajando en la configuración de la próxima Feria de Abril. Hace sólo unos días anunció su decisión de que el ganadero Victorino Martín no volvería este año a la Maestranza, a pesar de que desde 1997, año de su debú, concitaba la máxima atención de los aficionados. Al mismo tiempo, Canorea firmó a comienzos de diciembre un contrato de apoderamiento con Morante de la Puebla que incluía 50 corridas de toros y una desorbitada cantidad económica.

Diodoro Canorea Arquero nació en Cabezamesada (Toledo) el 22 de noviembre de 1922. Comenzó su vida laboral en el Banco Central en Madrid, donde conoció y contrajo matrimonio con Carmen Pagés Prieto, hija de Eduardo Pagés, empresario de Sevilla desde el año 1934. A partir de 1959 se hace cargo de la gerencia de la plaza sevillana, cuando la Feria de Abril sólo constaba de cinco festejos. Durante los últimos 40 años ha sido el máximo responsable de los espectáculos de la Maestranza, aunque su actividad empresarial le ha llevado a explotar simultáneamente hasta 23 plazas en una sola temporada. Ha sido empresario de Madrid, Zaragoza, Córdoba, Ciudad Real, Toledo, Jaén, Cádiz, El Puerto de Santa María, Ibiza, Pozoblanco, Andújar y Écija.

Ahora queda la incógnita de quién será su sucesor al frente de la Maestranza. La plaza sevillana es propiedad de la Real Maestranza de Sevilla, que firmó con Pagés un contrato de arrendamiento hasta la tercera generación. Desde la muerte de Eduardo Pagés, la empresaria es su hija Carmen Pagés, aunque los asuntos gerenciales los llevó siempre su esposo. A partir de ahora aparecen dos posibles gerentes: su hijo Eduardo, quien ha colaborado con su padre en los últimos años, y el marido de su hija María del Carmen, Ramón Valencia.


DIODORO CANOREA. Un toledano en la Maestranza

El Mundo. CARLOS CRIVELL. OBITUARIO

En la madrugada de ayer, falleció en Sevilla Diodoro Canorea Arquero, gerente de la empresa Pagés desde 1959 y, en la práctica, empresario de la Real Maestranza desde la misma fecha. Canorea ha muerto cuando estaba dando los primeros pasos para organizar la Feria de Abril de Sevilla del año 2000. Su maltrecho corazón se paró de madrugada y no fue posible reanimarlo.

Con la muerte de Diodoro Canorea, la fiesta de los toros pierde a uno de sus personajes con mayor personalidad. Desde su maravilloso púlpito de la Maestranza, Canorea fue uno de los empresarios más poderosos del toreo. Mantuvo siempre una frenética actividad, lo que le llevó a ofrecer corridas en todo el mundo. Canorea montó corridas de toros en España, Francia y América.

Aunque había nacido en un pueblo de la provincia de Toledo, Cabezamesada, hace 77 años, su arraigo en Sevilla era muy fuerte. En su juventud fue empleado de banco, pero su matrimonio con Carmen Pagés, hija del empresario de la Maestranza Eduardo Pagés, le cambió la vida. Se vino de Madrid y entró en el negocio taurino con fuerza. En pocos años, la feria sevillana creció en número de festejos de forma insospechada.

Desde 1959 era el responsable de los carteles de la temporada en la Maestranza. Pero Canorea no se quedó en Sevilla. Como él mismo repetía, «lo que ganaba en Sevilla lo perdía en otras plazas». Y todo esto le ocurría porque Canorea tenía ganada fama de generoso con toreros y ganaderos. Las circunstancias le obligaron a buscar apoyos en Sevilla. La etapa junto al catalán Pedro Balañá, del que siempre dijo que sólo fue su socio, fue la más controvertida. Canorea siempre defendió su independencia al confeccionar los carteles. Esta vinculación había quedado rota hace cuatro años.

Pasó por Madrid y organizó grandes espectáculos en Las Ventas, aunque desde el punto de vista económico la temporada no fue positiva. Hasta el último momento, cuando ya los achaques eran demasiado intensos, pensó en nuevas aventuras. Había concursado para la plaza de Albacete, seguía en Ciudad Real y había reconsiderado su negativa inicial de acudir a El Puerto.

Era un empresario incansable. Tenía una gran habilidad personal para contentar incluso a los que no podía satisfacer en sus demandas. Cuando salían los carteles de la Feria de Abril, con las ausencias lógicas de todo ciclo, Canorea siempre decía lo mismo. Una frase que ha quedado para la historia. «Es un torero muy joven, y ahí está la plaza, para otro año».

Su historia en Sevilla está ligada a la del torero más emblemático del toreo moderno: Curro Romero. Canorea ha sido siempre el empresario que ha contratado a Curro para torear en Sevilla. Desde que el Faraón tomó la alternativa, año 1959, vino a la Maestranza. No faltó a ninguna cita. Y siempre con Canorea de empresario. Canorea y Curro Romero están ligados para siempre en la vida del coso sevillano.

En su larga vida como empresario, Canorea no pudo dejar contento a todo el mundo, aunque es cierto que supo gozar del afecto de la mayoría de los taurinos. Era proverbial su afabilidad, unida a su oronda figura. Se trataba, en definitiva, de todo un personaje.

Hace poco fallecía la condesa de Barcelona. Sevilla tenía reservado su homenaje a la señora en su día más hermoso: el domingo de Resurrección. Ahora, esa fecha tendrá una doble motivación para el triste recuerdo. En el palco Real faltará la primera aficionada de España, mientras en el burladero de la empresa faltará la figura de su empresario más significativo: Diodoro Canorea. Esa tarde, Curro Romero hará el paseíllo más triste de su vida por la ausencia de sus dos amigos.

Diodoro Canorea, empresario taurino, nació el 18 de noviembre de 1922 en Cabezamesada (Toledo) y falleció el 28 de enero de 2000 en Sevilla.


El Juli apoya un monumeto al empresario Festival a Dionoro Canorea

El matador de toros Julián López “El Juli” le manifestó a Eduardo Canorea (hijo de D. Dionoro) el ofrecimiento para torear un festival pro monumento a la figura de tan querido empresario. Así como el prestigioso ganadero D. Borja Domecq propietario de la ganadería Torrealta le ofrece el toro al madrileño para que lo toree el día que se señale para tan magno acontecimiento.

(Oficina de Comunicación y Prensa de El Juli)


El futuro de la plaza, en el aire tras la muerte de Carmen Pagés

Carmen Pagés Prieto, madre de Eduardo Canorea, empresario de la Maestranza, y esposa del anterior gestor, Diodoro Canorea, falleció el martes en Sevilla a la edad de 66 años, tras una larga enfermedad. Por expreso deseo de la familia, su funeral en el Cementerio de San Fernando se celebró el miércoles en la más estricta intimidad. Era hija del empresario Eduardo Pagés, quien revolucionó las pautas empresariales, con la primera gran exclusiva a un torero, en concreto a Belmonte. Sevillana, nacida en el barrio de León, casó con Diodoro Canorea con 17 años. Con su muerte, el futuro de la plaza queda en el aire.

Ella era la titular de la Empresa Pagés, por lo que puede entenderse que el contrato que vincula a la Real Maestranza de Caballería, propietaria del histórico coso, con la empresa finaliza con su fallecimiento. Su esposo, Diodoro Canorea, fue quien realmente llevó la gestión de la empresa desde 1959, una larga etapa en la que el número de festejos fue creciendo hasta situar a lo que ahora es la Feria sevillana. Al morir éste en enero de 2000, su hijo Eduardo y su yerno Ramón Valencia han sido las cabezas visibles de la empresa, toda vez que Carmen Pagés siempre se situó al margen de la gestión empresarial.

El contrato que vincula a la Maestranza con la empresa Pagés ha sido objeto de numerosas controversias. La muerte de Carmen Pagés pone sobre la mesa el gran interrogante de la perpetuación de la actual empresa al frente de los destinos del coso del Baratillo. Por un lado, se apunta la posibilidad de que el arrendamiento expira con el fallecimiento de Carmen; otros entienden que es la actual generación de Eduardo Canorea y sus hermanas la última beneficiaria de la concesión; otros, en fin, que no hay otra opción que la revisión del contrato por parte de la Real Maestranza, amparándose en la nueva legislación en materia de arrendamientos urbanos. En cualquier caso, es la corporación propietaria del coso la única que sabe a ciencia cierta en qué términos está el contrato con la empresa Pagés y si esta va a seguir al frente de la plaza.


Diodoro Canorea, ingresado por una neumonía

La Razon, edición del 5 de diciembre de 1999

Diodoro Canorea tuvo que ser ingresado de urgencia, el pasado lunes, aquejado de un principio de neumonía, no pudiendo desplazarse a Madrid para asistir al entierro de la Condesa de Barcelona, «tal y como era mi deseo», afirmó a este diario. El empresario, que se encuentra hospitalizado en la clínica sevillana Sagrado Corazón, permanecerá ingresado hasta finales de esta semana, tiempo en el que será sometido, por los médicos que le atienden, a un amplio chequeo.

Más información

diodoro_canorea.txt · Última modificación: 2015/01/28 10:51 por paco

Herramientas de la página