Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


las_claves_de_moncholi

Las claves de Moncholi

Firmeza y cornada de Gonzalo Caballero, que da la cara junto a Del Álamo, con mérito

Madrid, 21/05/19

Tarde de matices y contrastes la que hizo octava de San Isidro, cuyas claves por orden cronológico las encontramos en:

1) Preside Don Gonzalo de Villa. Aparecen tres pancartas en el tendido siete con la leyenda “Fuera del palco”. La acción forma parte de una campaña que incluye la recogida de firmas solicitando la dimisión del presidente.

2) Al terminar el paseíllo policías uniformados se hacen presentes en el Tendido siete con la intención de retirar las pancartas que ya habían sido guardadas. Los fuegos no se apagan con gasolina.

3) La corrida de El Pilar sale muy bien presentada, encastada, manejable, pero no tonta. Muy exigente, el más complicado y con peligro resulta ser el quinto.

4) A Juan del Álamo se le ve atacado. Cargado de responsabilidad se muestra ligero. Sufre una voltereta en el primero, no se arredra y sigue en el ruedo. Pocos saben que sufre una lesión de isquiotibiales en muslo izquierdo.

5) José Garrido no pasa de vulgar. Puede ser que esté afectado por el reciente accidente de su amigo y mentor Antonio Ferrera. No lo ve. No se acopla.

6) Por el contrario, Gonzalo Caballero sale a por todas. Es consciente de su responsabilidad. En 2018 se reivindicó en la entrega de premios y presentación de los carteles de San Isidro. Han vuelto a funcionar los wasap reales para que esté anunciado en San Isidro, sin bombo de por medio. Tiene que justificar lo hecho y lo pedido.

7) El de Torrejón da la cara en el tercero. Torea como sabe. Despacio, vertical. Firme. Con Ganas. Deja los mejores muletazos de la tarde, de manos bajas. Se ve sorprendido al venírsele el toro encima. Sufre cornada seca de 25 cm. que produce destrozos y diseca nervio ciático. El Dr. García Padrós me cuenta que ha tenido suerte, dentro de lo grave. ¡Suerte, torero!

8) Tiene mérito Juan del Álamo que, recordemos, está toreando con una lesión. Se queda algo corto el cuarto. El salmantino es consciente de lo que se juega. Está más inspirado.

9) Piensa José Garrido que se le puede ir la tarde. Destaca en banderillas Antonio Chacón. Se anima el ambiente. Garrido aguanta al más complicado del encierro que rebaña, busca y tiene peligro. Esperaba más del extremeño. Tengo paciencia. Le sigo esperando.

10) Vuelve a dar la cara el lesionado Del Álamo, que se resiente al forzar la pierna. Se gusta por el derecho. Se descompone por el izquierdo y baja el tono de la faena. En el esportón se lleva la Vuelta al ruedo en el primero. La oreja hubiera sido excesiva.

¿Será que el Palco ha aprendido la lección? Cuál, ¿la de pirómano o la de bombero? Espero que la segunda.

7ª de San Isidro: La dificultad de valorar novilleros

Madrid, 20/05/19

Créanme si confieso que lo más difícil para este analista es valorar novilleros. Esto es así por:

1) Se encuentran en periodo de aprendizaje, consolidación y madurez. Lo que fue válido para ayer, ya no es válido para hoy y mucho menos para mañana.

2) El comportamiento del novillo difiere del de el toro. La supuesta mayor movilidad suele ser más incierta.

3) Los novilleros de ahora nada tienen que ver con los de hace 20 ó 30 años. Han mejorado la técnica. Tienen una mayor capacidad de análisis. Su entrenamiento es mucho más completo. Lo que han ganado por un lado, lo han perdido por otro. Les falta frescura, naturalidad, transmisión…

4) En cierta ocasión me dijo el maestro Paco Camino que los novilleros de ahora aprenden antes a evitar la cornada que a torear al novillo. No le falta razón a tenor de lo visto en Las Ventas.

5) Tuvo un inicio de capa, muy en novillero, Rafael González con el primero, al que recibió a portagayola seguida, ya en otro terreno, de gaoneras. Muy en novillero porque transmitió una actitud de ganas y disposición que apenas fue valorada.

6) El inicio de muleta por alto, ganando terreno y las tandas con la diestra, no fueron jaleadas por un público frío que vio como normal el esfuerzo. No es solo el pinchazo el que dejó todo en Ovación con Saludos. Es la frialdad con la que se valora actualmente al novillero. También por la falta de garra con la que se deja ver el torero. Lo hace tan fácil, que no transmite. Y eso, siendo una virtud, resulta ser un defecto.

7) Con otra disposición aparente, Rafael González aborda al cuarto que, con menos transmisión, encuentra en la actitud de González otro calor en la plaza. Y sobre todo por el espadazo. Curiosamente, a un novillo con menos opciones, la garra y el acierto con el acero le supone una Oreja.

8) Más difícil lo tiene Marcos. Uno por su altura, -probablemente esté en torno a 1,85 cm.-, lo que hará que luzca más con el toro. Y dos, porque es tan técnico que le cuesta transmitir. No torea mal, pero tiene la obligación de estar mejor. Si le pone más transmisión, seguro que lo consigue.

9) En el caso de Fernando Plaza compone bien. Y tiene ganas. La sosería del tercer novillo del Conde de Mayalde, le exige poner más aún. La faena al sexto va de más a menos, tiene dos partes. La primera más alegre. La segunda más encimista y perfilero. Plaza tiene una gran capacidad técnica, -baja la mano, templa, se gusta y torea despacio-, pero necesita un novillo con más transmisión. El arte, sin emoción, no transmite.

10) Es el problema de los actuales novilleros. Adquieren rápido el conocimiento de la técnica, pero adolecen de sentido del espectáculo. Torear no es solo hacerlo bien, -que en general lo hicieron los tres, cada uno en su estilo-, sino transmitir sensaciones, emociones que lleguen y calen en el tendido.

Por eso, solo se cortó una oreja de las tres o cuatro que dieron opciones los novillos que se fueron al desolladero.

Confirmado, “habemus nuevo Papa del toreo”

Madrid, 18/05/19

Si la cosa no se tuerce, “habemus Papa”. Sevilla bendice y Madrid confirma. Me refiero obviamente a Pablo Aguado, cuyas claves del éxito han sido varias, sin olvidar las de sus compañeros:

1) El sevillano está tocado de la varia mágica. Tiene un sentido del temple que solo se tiene cuando se nace con ello.

2) Su toreo es despacito que, como dice la canción (“despacito, despacito, que es mucho más difícil, pero mucho más bonito”) es muy difícil de conseguir.

3) Su capacidad está en la cabeza que tiene, en el valor y en la yema de sus dedos.

4) La cabeza le mantiene en la cara del toro, con la colocación justa, que le hace estar siempre en el sitio. Algo que tampoco es fácil. Pensar en la cara es harto difícil y Pablo Aguado lo consigue sin quererlo.

5) El valor lo demuestra, no solo porque toree despacio, -algo que valoran especialmente los profesionales del toreo afirmando que “cuanto más tiempo en la cara pasándotelo cerca, más valor se tiene”-, sino también porque tras el susto y la voltereta sufridas en el tercero, ni se ha mirado, más bien al contrario, se ha venido arriba y ha seguido.

6) Este torero torea con las yemas, maneja los engaños con una pureza, una verdad, una sintonía y un tacto que hace sentir con delicadeza el toreo. Sus toques son sutiles, apenas perceptibles, cadenciosos, certeros.

7) Su defecto, su debilidad se encuentra en la suerte suprema. No se coloca en la línea, sino hilo, lo que le hace salirse de la suerte propiciando la estocada atravesada. Es algo que debe mejorar o de lo contrario será un buen torero, pero no buen matador de toros.

8) por lo demás, Ginés Marín tiró la moneda y le salió cara. Quienes solo fueron a ver a Pablo se encontraron también con Ginés, cuyo pundonor y capacidad se ha puesto de manifiesto en el primero. Una de las claves ha sido la emoción que ha transmitido aguantando coladas y mandando, alargando la embestida con muleta y con voz. El uso de la voz ha sido clave en el éxito.

9) Siempre dije que Luis David iba a ser mejor que Joselito, Son distintos, pero el mediano de los hermanos tiene más raza y capacidad para el triunfo. No ha perdonado en quites (tres de cuatro, por al toro cuarto le ha perdonado en favor de su compañero) Tiene defectos, -como el de no ganar la acción en el segundo quedándose fuera de cacho-, pero es un torero para confiar en él, para tener paciencia y,

10) De nuevo los subalternos de a pie han brillado por momentos. Es el caso de Miguel Martín y especialmente de Iván García en el sexto.

Lo dicho, Sevilla bendijo al torero y Madrid lo ha confirmado, La reventa se pondrá por las nubes el día de la Prensa el 16 de junio.

Tarde entretenida por variada, con orejas perdidas y falta de ritmo

Madrid, 17/05/19

Estuvo entretenida la cuarta de San Isidro, cuyas claves pudieron ser éstas:

1) El debut de José Miguel Arroyo “Joselito” como ganadero en la feria de San Isidro no estuvo a la altura de los que se esperaba. Bien presentada, no brillaron en conjunto por la casta.

2) Dos de los toros titulares fueron devueltos por inválidos. Nada que objetar. El quinto se dañó al hincar los pitones en la arena. Mucho que lamentar.

3) El mejicano Joselito Adame no se encuentra a gusto en Las Ventas. Considerado figura en su país natal no encuentra en Madrid el calor del que disfruta en México. Debería pensar y analizar el porqué.

4) El porqué en la tarde de ayer puede encontrarse en el viento que tuvo que sufrir en el primero y el deslucido juego de su oponente. Deslucido por distraído, frenarse y no tener clase.

5) Y el porqué de sí mismo, puede encontrarlo en el cuarto porque a pesar de las ganas demostradas ante un toro protestón y que embestía con la cara suelta, le faltó quitarse esa cierta melancolía que le envuelve y le aflige en la cara del toro. Quitarse los miedos escénicos.

6) Román es todo lo contrario. El valenciano desprende alegría que comunica y contagia. Con un sobrero descompuesto, pero con transmisión, derrochó ganas y tuvo mérito por intentarlo pese al viento presente.

7) El valenciano Román se encontró con el de Torrealta en la suerte suprema y sacrificó recibiendo, más bien al encuentro. La estocada entera, caída y delantera le impidió cortar la oreja solicitada. Bien el presidente Rafael Ruiz de Medina por aguantar la presión.

8) Si nada pudo hacer Álvaro Lorenzo con el sobrero de Montealto que hizo segundo bis, con el sexto titular supo ver claramente que el pitón bueno era el derecho.

9) Por el contrario, su defecto, fue intentar tras el cambio de mano, el toreo al natural. Por el izquierdo bajó el ritmo de faena las dos veces. En la segunda el toro se rompió. Pese a subir el nivel con las bernadinas el pinchazo le hizo perder una posible oreja. Debe analizar los altibajos de ritmo.

10) La tarde estuvo entretenida, entre otros motivos, por el acierto de los subalternos. Destacó Fernando Sánchez que con las banderillas va a mejor. Ya no es aquel Robocop de los comienzos. Ahora recuerda cada vez más al mejor Montoliu.

Tarde entretenida, pese al flojo juego de los de Joselito y lo desapacible de la tarde. Eso sí, algo falla cuando una corrida de toros dura tres horas…

Sin casta no hay emoción. Y sin emoción hay tedio

Madrid, 16/05/19

Incluso tardes tediosas como la tercera de San Isidro tienen sus claves:

1) La corrida de Valdefresno tuvo fachada, presentación, pero no casta. La casta, -es decir, la combatividad-, estuvo ausente en el comportamiento de los atanasio.

2) La fiesta de los Toros requiere de un atractivo que puede llegar al tendido en forma de emoción o de arte.

3) Cuando ambas circunstancias se hacen presentes el público se ve envuelto por la fascinación. La emoción puede hacerse presente sin el arte. Pero, el arte necesita de la emoción para seducir al respetable.

4) El viento ayudó a que hubiera emoción en la tercera de San Isidro. El riesgo se mascó en los tendidos por cuanto David Galván, Juan Ortega y Joaquín Galdós asumieron el peligro.

5) los toros de Valdefreso, cuarto, quinto y sexto, ni siquiera transmitieron la emoción del peligro, por lo que el riesgo asumido por la terna no caló en los asistentes.

6) Las ganas de David Galván en el cuarto llegaron a provocar pitos. ¡Inconcebible!

7) La falta de casta de toda la corrida, sobre todo del quinto convirtió en tediosa la tarde. Solo una sugerencia al diestro sevillano Juan Ortega: para matar hay que vaciar…

8) El peruano Joaquín Galdós lo intentó con el tercero, -el de mayor transmisión del encierro-, y con el complicado sexto, que se defendía… por su falta de casta.

9) El banderillero Angel Gómez Escorial sabe bien, -o al menos debe saber-, que los palos deben salir de abajo a arriba. Llevar “el par hecho”, con las banderillas ya arriba, no es de buen banderillero y,

10) El año que viene ¿habrá que aguantar otra corrida descastada y mansa de Valdefresno? Me temo que sí. Nunca se sabe. Por no saber, ni se sabe lo que cuestan, ni el motivo de volver.

Palco benévolo. Oreja excesiva. Puerta grande devaluada

Madrid, 15/05/19

La segunda de San Isidro tuvo argumentos, cuyas claves fueron:

1) El presidente Gonzalo de Villa ya cuenta con antecedentes de benevolencia. Es el mismo que concedió un rabo a Diego Ventura por una buena faena, pero nunca de rabo.

2) La faena de Miguel Angel Perera fue buena a un buen toro de Fuente Ymbro, que poseía un excelente pitón derecho. El mejor toro del encierro, que sí fue aprovechado.

3) El diestro Miguel Ángel Perera realizó, -ya queda dicho-, una buena faena, pero no de dos orejas, por defectuosa, y en consecuencia incompleta-, en la ejecución de la suerte suprema.

4) Las virtudes innegables fueron: dar distancia, torear a favor del toro, administrar con maestría los toques y tener paciencia, mucha paciencia, con el que humillaba tanto, que podía perder las manos, -como así sucedió un par de veces-, y desgraciar así la labor del torero de la Puebla del Prior.

5) El premio justo hubiera sido el de un trofeo. El segundo no, por: señalar caída y trasera la estocada, ser desarmado el diestro, -casi tirando la muleta a la cara de la res-, y practicar la suerte al estilo juliano, -inventada por El Juli, consistente en dar un saltito de rana, que afea y da ventaja al matador-.

6) La excelente brega de Curro Javier y de Javier Ambel. Lo van a tener difícil los jurados si ambos dos, -y otros cuantos que aún faltan-, mantienen el nivel en el manejo del capote, colocación, torear sin torear y precisión demostrada en la segunda de San Isidro, en la que se abrió la puerta grande por una buena faena, de defectuosa estocada.

7) Los tercios de vara de trámite administrados, que nos invitan a recordar la ejecución de Peña del día anterior.

8) La actuación decepcionante de Finito de Córdoba tras un inicio de temporada esperanzador.

9) La tarde vacía de Diego Urdiales, sin toros, ni transmisión, que no dijeron nada en su favor y,

10) La falta de equidad de algunos aficionados que echaron en cara, -y con razón-, la falta de colocación, -al hilo-, y de toreo, -con el pico-, de Finito de Córdoba, y consintieron por contra sin afear el toreo perfilero y no menos despegado de Diego Urdiales.

Claves de una tarde en la que se abrió la puerta grande, devaluada por la concesión de una segunda oreja excesiva, y mal administrada por un palco benévolo y transgresor.


Si no tienes ambición, otros te echarán del escalafón

Madrid, 14/05/19

Para ser torero hay que tener ambición. No es lo que le habrán dicho a la terna sus cuadrillas en el coche camino del hotel, pero a los tres les faltó ambición. La falta de ambición como primera de las claves de que los toros hayan sido ovacionados en el arrastre, camino del desolladero… con las orejas puestas.

Se les fueron tres toros. A saber, segundo, tercero y cuarto. No me corresponde contar en crónica lo sucedido, sino a mi querido compañero (de nuevo) Alberto Bautista. Pero, sí las claves de un festejo en el que los de la Quinta tuvieron presencia, salvo el primero, por terciado y el sexto, por pasado de romana. Clave, la de su buen comportamiento en el caballo, cuyos picas les arrearon en exceso, mucho y encima mal. De la quema se salvó Juan Francisco Peña, que protagonizó un excelente encuentro al quinto. Señalado arriba, la puya por delante, el jaco recogido en la mano, tomado en el sitio. Y todo ello de largo, muy de largo.

Luego, Fogoso no repetiría en el caballo. Ovacionado también en el arrastre, tampoco se le hizo bien la suerte. Un poco más a la izquierda de la Puerta de Madrid, con el toro embebido, llamado, jaleado, acortando la distancia, moviendo vara y animando con el vaivén, tal vez, hubiera sido distinto.

Y clave también la de ver como bueno en la muleta un toro este quinto, que se acabó pronto. Tuvo tres tandas de buen son, pero acabó con la cara suelta, molesto. Fue mentirosillo. Claves de una tarde, la primera de la isidrada, que fue interesante, tuvo emoción… y no supo aprovecharse. Para ser torero hay que tener más ambición, señores Pinar, Cortés y monsieur Dufau, porque si no, otros te echarán del escalafón.

las_claves_de_moncholi.txt · Última modificación: 2019/05/22 01:02 por paco

Herramientas de la página