Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


pamplona_050712

Toros en Pamplona

Jueves, 5 de julio de 2012

Corrida de novillos

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Novillos de El Parralejo bien presentados, de buen fondo y enclasados en la muleta.

Diestros:

Gómez del Pilar: palmas y oreja.

Román: oreja y palmas.

Gonzalo Caballero: cogido en el escroto en el tercero salió en el sexto, oreja y oreja, salió a hombros.

Entrada: Dos tercios.

Crónicas de la prensa:

ABC

Por Andrés Amoros. Gonzalo Caballero, herido en el escroto, sale a hombros en San Fermín

Todavía no han empezado oficialmente las fiestas pero ya se abren las puertas de la Plaza de toros para un interesante festejo: los tres novilleros cortan trofeos (Gonzalo Caballero, dos).

Los novillos del Parralejo ofrecen un juego desigual. Flojea el noble primero, desluce el trasteo con oficio de Gómez del Pilar (el triunfador de San Isidro), que pincha. En el cuarto, más complicado, está variado con el capote y voluntarioso, con la muleta. Esta vez mata bien: oreja generosa.

El valenciano Román, de cara aniñada y facilidad con las telas, ilusionó a sus paisanos en Fallas. Muestra cierto gusto con la muleta, en el segundo, pero mando insuficiente. Mata con decisión: otra oreja generosa. En el quinto, poco claro, se maneja con soltura pero tarda en matar.

La falta de oficio de Gonzalo Caballero es tan evidente como su decisión de ser torero. Llega a Pamplona contusionado, se queda muy quieto, en el tercero, con más valor que estética. Herido en el escroto al matar, corta la oreja. Sale de la enfermería, en el sexto: impresiona su estoicismo aunque no redondee faena. Mata tendido. Se ha ganado el respeto de los pamplonicas, en su debut: otra oreja y salida en hombros.

EFE

Gonzalo Caballero, herido en el pene al entrar a matar en Pamplona

El novillero Gonzalo Caballero ha resultado herido en su primera faena en el festejo que se está celebrando en Pamplona, primero de la feria de San Fermín.

Caballero fue cogido cuando entraba a matar al novillo, tercero del envío, cuando en el momento del embroque el animal 'cazó' de forma certera al joven novillero a la altura del pene, elevándolo del suelo durante unos segundos interminables.

El madrileño se mantuvo en el ruedo hasta dar muerte al novillo, al que acabaría cortando una oreja, para pasar a continuación por su propio pie a la enfermería de la plaza.

En el festejo de hoy se están lidiando novillos de “El Parralejo” para Gómez del Pilar, que vio silenciada su primera labor, y Román, que paseó una oreja del segundo novillo de la tarde.

Marca

Por Carlos Ilián. Gonzalo Caballero salió a hombros

Acertó la Casa de Misericordia con el cartel de la novillada que sirve de prólogo a los sanfermines. Los tres novilleros anunciados han sido, con diferencia, los que de verdad han destacado esta temporada con actuaciones importantes en las plazas de referencia. Valencia, Sevilla y Madrid han sido, en efecto, el escenario de las actuaciones destacadas de los tres muchachos. Gómez del Pilar, Román y Caballero se han colocado en lo alto del escalafón inferior y apuntan alto para el futuro, cada uno de ellos con sus virtudes y carencias respectivas.

Ayer pudimos ver como cada uno ha evoilucionado o si se ha frenado. De los tres chicos ha vuelto a destacar Gonzalo Caballero que definitivamente hace una apuesta por el toreo macizo, sin ventajas y con el añadido del desparpajo y el valor como condimentos muy importantes. Este muchacho nos rescata del insoportable vicio de tantos figurones que hacen el toreo fuera de cacho pero vestido de etiqueta. Caballero se cruza de verdad y siempre ofrece la pierna contraria para cargar la suerte. En los dos novillos de ayer se pudo apreciar, especialmente en el tercero de la tarde.

No estamos ante un exquisto, pero sí ante un torero cabal que en cuanto vaya puliendo sus lógicos defectos técnicos se puede convertir en un diestro de enorme futuro. Para no dejar dudas sobre su valor hay que ver como entró a matar en su primero, queriendo asegurar la estocada por lo que se quedó en la cara del novillo, sufriendo una herida en el escroto de la que fue atendido en la enfermería, donde la aplicaron un drenaje para que saliera a matar al sexto, lo qure hizo con evidentes molestias. No se amilanó y le cortó la oreja al deslucido ejemplar de El Parralejo. Con esa oreja y la que cortó al tercero salió en hombros.

Gómez del Pilar, que deslumbró en San Isidro con un toreo muy plástico, no se encontró esta vez dos novillos como aquellos de Guadaira en Madrid. Sin embargo ligó una faena con buen gusto en el primero, especialmente sobre la mano derecha. En el cuarto anduvo desconocido porque esta vez abundaron los trapazos y la ramplonería. Tal vez le pudo la ansiedad por no quedarse detrás de sus compañeros, que ya habían cortado una oreja. Al final consiguió su objetivo por el gran espadazo que liquidó al novillo. Y ya se sabe que en Pamplona una buena estocada vale una oreja.

Román, el rubio novillero valenciano que sorprendió en Fallas, tiene ahora un gran apoderado, Santiago López, que con seguridad va a corregir los defectos de principiante del muchacho, que sin embargo atesora un valor genuino, intenta el toreo por bajo, sometiendo, como le vimos ayer en ambos novillos. Pero todo lo que hizo tuvo intermitencia, el temple no le saliía siempre y sólo se le vió más centrado en una tanda al quinto, sobre la derecha. Con el caopte va a tener que aprender a torear porque maneja el percal como si fuera un trapo de cocina. Pero Román tiene materia prima para andar en el toreo y sobre la base de su valor y de sus ganas de llegar arriba puede cimentar su futuro.

El Mundo

Por Vicente Zabala de la Serna. Gonzalo Caballero, herido y a hombros en Pamplona

La novillada seminocturna de Pamplona desprende un encanto especial. Hay un ambiente de prefiesta el 5 de julio. De estallido contenido. El ruido forma parte de la piedra aunque no haya peñas en la plaza. Como un eco de años. El grito de los tendidos en la voltereta de Gonzalo Caballero presintió la cornada a la hora de matar. Así fue. Leve afortudamente. Agarró la oreja del noble novillo de El Parralejo y por su pie se metió en la enfermería con el mismo desparpajo con el que torea, como sin darle importancia a nada. Desde el pase cambiado por delante, 'made in' Antonio Bienvenida pero desplegando el cartucho, al toreo encajado por las dos manos.

Román posee el innato y mágico don del temple. Y personalidad. Como un aire setentero en las formas y los modos. La templanza recorría sus telas con un utrero de más movilidad que clase. Salvo en una ocasión, ni una vez le tocó la muleta su cara suelta. Es diferente Román, agradablemente distinto. Se apretó por bernadinas sin espacios y se ganó un trofeo en justicia.

Noé Gómez del Pilar reaparecía de su cornada en Sevilla. Desde su glorioso paso por Madrid sin espada a ayer, parecía otro. Con la fuerza contada pero con una calidad superior, el primero se arrastró entero tras una faena de corte monótono y diestro. Apretó los dientes con el genio del cuarto desde el saludo a portagayola para remontar e igualarse con sus compañeros en el marcador.

La novillada de El Parralejo trajo consigo una subida de trapío respecto a otros sanfermines en que se quedaban cortitos los utreros en la Feria del Toro. Y, como en botica, hubo un poco de todo. O una primera parte y una segunda. Del frasco purgante también el quinto. Román demostró contar con un par bien puesto. Los aceros le cortaron el vuelo.

De los brazos del doctor Ángel Hidalgo regresó Caballero. Zurcido pero con el ánimo intacto. El sexto con sus reservas y su guasa sorda se lo exigió. No hubo renuncia, sumó otro premio y salió a hombros.

La Razón

Caballero puerta grande y cornada en el escroto

El novillero Gonzalo Caballero protagonizó ayer las dos caras de la moneda en el inicio de la Feria de San Fermín. El madrileño resultó herido al entrar a matar a su primer novillo, del que cortó una oreja antes de irse a la enfermería, con una cornada superficial en el escroto. La herida no le impidió regresar al ruedo con un drenaje para lidiar con entrega a su segundo adversario y pasear otro trofeo más. Por su parte, Román y Gómez del Pilar también tocaron pelo, en el segundo y cuarto respectivamente, con una interesante novillada de El Parralejo, que ofreció opciones a la terna. El valenciano demostró haber subido un nuevo peldaño tras el extraordinario sabor de boca que dejó en Fallas. Toreó al segundo con mucha profundidad, enganchando las embestidas con hondura y citando en largo a un novillo con tanta bondad como pocas energías. Mientras, Gómez del Pilar, que pudo cortar otra oreja del primero de no ser por la tizona, se fajó con su segundo utrero evidenciando maneras de novillero hecho. Primera de San Fermín. Novillos de El Parralejo, bien presentados, de buen fondo y enclasados en la muleta, aunque con poco motor, los tres primeros; 4º y 5º, ásperos; y el 6º, falto de raza. Gómez del Pilar, palmas y oreja; Román, oreja y palmas; y Gonzalo Caballero, oreja en ambos. Tres cuartos de entrada.


Pamplona Temporada 2012

pamplona_050712.txt · Última modificación: 2012/09/13 11:41 por paco

Herramientas de la página