Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


sanse_temporada_2019

Sanse Temporada 2019

Martes, 27 de agosto: Becerrada de las peñas.

Miércoles 28 de agosto: menos de un cuarto de plaza en tarde veraniega). Feria de la Virgen de los Remedios. Primera de abono. Novillada con picadores de Torrealba (6º de Hermanos Revesado) - desiguales de presentación, mansos, deslucidos y aquerenciados a excepción de segundo y cuarto - (deslucido el primero, noble el segundo, de más a menos el tercero, manejable el cuarto, deslucido y complejo el quinto y manso el sexto)para Antonio Grande de blanco y oro (silencio y oreja con petición de la segunda), Fernando Plaza, de malva y oro (ovación con saludos y silencio tras dos avisos) y Diego García, de rosa chicle y oro (ovación con saludos tras aviso y dos orejas).

Diego García se estrena a lo grande. El sansero que hacía su presentación como novillero ante sus paisanos, desorejó al sexto y salió a hombros de la Tercera. Una oreja cortó Antonio Grande. Fernando Plaza sin espada, hizo lo de mayor bagaje ante una mansa y muy deslucida novillada de Torrealba.

Por Alberto Bautista

En el día de su presentación era todo ilusión, había muchas caras de preocupación en el patio de cuadrillas, pero Diego García que se presentaba ante sus paisanos como ya hiciera su hermano Álvaro García quién tomó la alternativa en La Tercera el pasado año, fue todo corazón. Una mezcla de sentimientos en el primer festejo de la ferias de Sanse, ante una novillada muy mansa y desrazada con el hierro de Torrealba. El fallo con los aceros de la terna unido a la disposición de García con la inestimable ayuda de los presentes y del palco, hicieron que fueran a parar al sansero las dos orejas del sexto de Hermanos Revesado, en un trasteo que fue todo disposición ante un utrero manso y aquerenciado en tablas. Aunque tendrá que afinar el uso de la espada, Sanse le aupó y con dos orejas salió a hombros. Con el novillo de su presentación, el poder y la decisión fueron los adjetivos mas notables frente a un novillo de más a menos.

El novillero triunfador de San Isidro Fernando Plaza, firmó dos actuaciones de corte clásico pero con la espada roma. Fue ovacionado tras lidiar al segundo en un trasteo de infinita disposición y entrega sobre todo en quites, donde alternó tafalleras con un toreo encajado y redondo. Lo mejor llegó al natural en una labor que comenzó por estatuarios, antes de que la espada le dejara sin premio. Ante el deslucido quinto, fue silenciado tras escuchar dos avisos. Lo intentó sin éxito. Lo mejor el espadazo, pero el novillo tardó en caer y se esfumaron las opciones de triunfo.

Por su parte Antonio Grande, cortó una oreja del cuarto en una faena acompasada y de buen ritmo frente a un buen novillo de Torrealba. Su primero, fue un novillo deslucido y aquerenciado en tablas con el que se complicó la lidia en el primer tercio, apretando en banderillas y sin opciones en el tercio final. Además, no estuvo atinado con los aceros.

Jueves 29 de agosto: Toros de Passanha para Rui Fernandes, ovacion y oreja, Andy Cartagena, dos orejas y oreja, y Sergio Galan, oreja y dos orejas.

Viernes 30 de agosto: Concurso de recortes con toros de El Estoque.

Sábado 31 de agosto: Plaza de toros de “La Tercera” - menos de media plaza en tarde calurosa. Feria de la Virgen de los Remedios. Tercera de abono. Corrida de toros de Hermanos García Jiménez - Terciados de presentación, nobles, manejables con transmisión a excepción del sexto - (soso y desrazado el primero, manejable de buen juego el segundo, con movilidad el tercero, con buen pitón izquierdo el cuarto, con fondo el quinto y parado sin transmisión el sexto). Para Manuel Jesús “El Cid”, de azul rey y oro (oreja y oreja tras aviso), David Fandila “El Fandi”, de grana y oro (oreja y oreja con petición de la segunda), y Miguel Ángel Perera, de verde esmeralda y oro (dos orejas y silencio tras aviso). Javier Ambel, saludó tras parear al sexto. Al finalizar el paseíllo, Manuel Jesús “El Cid” fue obligado a saludar una ovación desde el tercio.

La zurda del Cid y la solvencia del Fandi en Sanse

Triple puerta grande en la primera corrida de las fiestas de Sanse, tras lidiarse una corrida de Hnos. García Jiménez de buena condición, donde El Cid, Fandi y Perera se repartieron seis orejas.

Por Alberto Bautista

Mucho cemento hubo en La Tercera de San Sebastián de los Reyes. La política de regalar en las dos corridas de toros del ciclo, una entrada infantil (a menores de 14 años) por la compra de una entrada de adulto no surtió efecto en taquilla, y la plaza registró el solar que ya acostumbra en novillada y corrida de rejones, incluida. Solo el festejo de recortes que de manera magistral organiza Miguel Ángel Castander (Team Toro) con un “no hay billetes” sideral, salva una feria lastrada por la indiferencia en los carteles.

En cuanto a lo artístico, “El Cid” que se despidió de la afición sansera se llevó un buen lote de la casa Matilla pero los aceros una vez más restaron protagonismo. En su primero hubo acople y toreo encajado frente a un toro noble al que corrigió defectos. Paseó una apéndice por el fallo a espadas.

En su segundo reverdeció laureles y brindó una faena tesonera donde aguardó una mano izquierda magistral. Cierto es que al toro le faltó ritmo y profundidad pero el de Salteras dejó su sello con la zurda. El toro tardó en echarse, pero la oreja ya confirmaba la puerta grande.

El Fandi que hacía su reaparición tras una segunda quincena del mes de agosto en el dique seco tras su percance en Huesca, dio una imagen de absoluta mediocridad. Hizo de Sanse territorio Fandi en medio de una tromba de disposición y toreo bullanguero a la par que perfilero. Demasiados enganchones hubo con el segundo donde hizo uso de banderillas y su tauromaquia habitual de molinetes y desplantes. Oreja. Otra paseó del quinto, un toro al que entendió a la perfección. Lo recibió con una larga de rodillas, volvió a echar mano de los rehiletes y se metió al público en el bolsillo en un sin fin de pases.

Completó el cartel Miguel Ángel Perera que desorejó al tercero, tras una labor pulcra de más a menos ante un toro deslucido y de corto viaje. La faena del extremeño en la corta distancia no tuvo mayor acople. Lo despachó de una estocada y hasta él fue a parar el generoso doble trofeo. Cerró la tarde el garbanzo negro de la corrida, un ejemplar desrazado y sin fondo con el que estuvo desentonado. Tampoco lo vio claro con la espada y fue silenciado tras sonar un aviso.

Domingo, 1 de septiembre: Última de abono. Corrida de toros de Luis Algarra (1º bis de Luis Algarra) - nobles, encastados y con transmisión los tres primeros, a menos y deslucidos los tres últimos - (encastado y con calidad el primero, de excelsa embestida el segundo, manejable con movilidad el tercero, noble pero incierto el cuarto, complicado el quinto y deslucido el sexto). Para Enrique Ponce, de tabaco y oro (dos orejas y oreja), José María Manzanares, de rioja y oro (dos orejas con petición de rabo y ovación con saludos tras petición), y Pablo Aguado (que sustituyó a Andrés Roca Rey), de verde botella y oro (dos orejas y ovación con saludos). “Tamborilero”, herrado con el número 68, negro de capa y ligado en segundo lugar fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Daniel Duarte saludó una ovación tras parear al segundo, Iván García hizo lo propio en el tercero. Al finalizar el paseíllo, se guardó un minuto de silencio en memoria del empresario taurino Ignacio Zorita, fallecido en la mañana de hoy tras una larga enfermedad.

Éxtasis en el epílogo de Sanse

Magisterio de Ponce, clase de Manzanares y temple de Aguado ante una notable corrida de Luis Algarra con tres toros de nota. “Tamborilero” lidiado por el alicantino, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Por Alberto Bautista

La feria en honor a la Virgen de Los Remedios, Patrona de la localidad madrileña de San Sebastián de Los Reyes, se cerró por todo lo alto: triple puerta grande en una tarde de las que hacen afición. Ese es el mejor resumen de un festejo que alcanzó su culmen en el segundo cuando José María Manzanares paladeó el toreó frente a “Tamborilero” de la ganadería de Luis Algarra que fue premiado con la vuelta al ruedo y con el doble trofeo para el alicantino. De cante grande fue la faena de Ponce al primero bis, en su regreso tras 18 años de ausencia a La Tercera, y Pablo Aguado en estado de gracia volvió a ser determinante en una gran corrida, con dos partes bien diferenciadas: una primera sensacional con tres toros que rozaron la perfección, y una segunda con otros tres más deslucidos e inciertos, pero con alguna posibilidad a excepción de quinto y sexto.

Enrique Ponce, fue el triunfador numérico del festejo tras cortar tres orejas. Magisterio frente al sobrero de Algarra, donde el valenciano estuvo cumbre con capote y muleta. Hizo el toreo, como tantas veces… Derechazos, naturales, toreo encajado y en redondo. Todo a cámara lenta en una faena a placer. Dos orejas de ley. Otra paseó del incierto cuarto, un toro con menos clase que sus hermanos pero que le valió al de Chiva para realizar una labor breve en la querencia. Epílogo de poncinas “marca de la casa”, y estocada tras pinchazo.

José María Manzanares, volvió a estar en sazón… tras un mes de agosto de triunfo y triunfo, Septiembre comenzó para el alicantino con otro zambombazo importante. Hasta el rabo le pidieron del primero de su lote, un ejemplar premiado de manera incontestable con la vuelta al anillo. Excelsa la faena de Manzanares que lo cuajó de forma magistral. Coronó la obra de un enorme estoconazo recibiendo, con otras dos orejas sin contemplaciones. Con el quinto, pinchó una faena de oreja y tuvo que conformarse con saludar una ovación desde el tercio, enfrente tuvo a un toro complicado y agarrado al piso, donde supo administrarle los tiempos.

Pablo Aguado que sustituyó a Andrés Roca Rey, venía de dar una de las tardes de su carrera en la Goyesca de Ronda, mano a mano con Morante de la Puebla. A Sanse no vino de paseo, si no que volvió a dejar su impronta y el toreo de siempre. Movió el capote como sólo él sabe, y toreó en muchos momentos parando el tiempo. Desorejó al tercero, otro encastado y manejable toro de Luis Algarra en una actuación de auténtica pureza. Verónicas marca de la casa y trasteo sobre ambos pitones de largura y quietud. Dejó una estocada casi entera, y el toro cayó sin puntilla. El garbanzo negro de la corrida fue el sexto, donde el sevillano pechó con un ejemplar flojo y deslucido que cerró la tarde. No le dio ningún tipo opción y se marchó feliz y a hombros junto a Ponce y Manzanares, en una tarde mágica en el cierre de Sanse.

sanse_temporada_2019.txt · Última modificación: 2019/09/04 19:15 por paco

Herramientas de la página