Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


valencia260712

PLAZA DE TOROS DE VALENCIA

Jueves, 26 de julio de 2012

Corrida de toros

FICHA TÉCNICA DEL FESTEJO

Ganadería: Toros de Núñez del cuvillo.

Diestros:

Francisco Rivera Ordóñez, (silencio y algún pito).

El Fandi, (oreja y silencio).

Sebastián Castella, (silencio y oreja).

Entrada: dos tercios de entrada.

Crónicas de la prensa:

El Mundo

Por Vicente Zabala de la Serna. Tremendo Castella

“Licenciado” desde el capote en saludo fue espléndido. El granadino durmió las verónicas por el izquierdo. Galleó entre dos puyazos medidos. Las hechuras del cuvillo rozaban lo divino, como hechas hacia delante, para embestir. La pasión se desató en el duelo de quites entre Sebastián Castella -bárbaro por saltilleras, gaonera y revolera- y el huracán Fandila -zapopinas y una media de rodillas- . Luego la apoteosis banderillera. De hinojos también arrancó faena con dudoso acierto para lo que convenía a un toro bueno, pero de fondo contado. El tranco maravillaba. Y el trincherazo como un recorte de Montoro se lo castró. Después Fandi muy a su aire dejó a “Licenciado” en series por la derecha y luego la izquierda ya con el toro a menos. Entre aquello le buscó las vueltas finales. Y lo pasaportó de una estocada. Una oreja en justicia y una ovación para “Licenciado” también a ley. En el recuerdo artístico las verónicas de saludo.

Castella intuyó que “Aguador” en los medios y por el izquierdo aplacaría algo su genio, su cara de niño malo, con su flequillo de Daniel el travieso. Pero parecía que tenía retrovisores en las orejas para recordar lo que se dejaba atrás. Impasible Castella pasando más de lo que transmitía. Un desarme inevitable y otro evitable si no alarga. Un cabrón hasta para morir el bicharraco.

Rivera anduvo de acá para allá con un jabonero que soltó mucho la cara, sin clase y más frenado aún por el izquierdo. Sin maldad, eso sí. Con el cuarto pasó las de Caín para banderillearlo. El toro esperaba y cuando lo tenía a tiro arreaba. Rivera renegó, pegó un mitin y quiso cambiar el tercio, como su postestad de matador le confiere, incluso tragándose el amor propio, pero la presidencia no tragó desoyendo el Reglamento. El toro embestía en bruto, con las manos por delante, a empellones y midiendo. Rivera tampoco tragó y abrevió sin exponer un alamar.

Fandi le tiró al quinto tres largas cambiadas de rodillas y se empleó en el espectáculo de banderillas ya con la respiración marcando los ijares. A plomo se desfondó, se paró y se defendió, en la muleta. Como reventado o enfermo. Hasta amagar con echarse.

El basto sexto le buscó las ancas al caballo hasta que descabalgó en tremenda costalada de Doblado. Y en el siguiente puyazo también se metió por dentro del caballo. En bravucón también arreó a Chacón con los palos. Castella se clavó por estatuarios. Y por la mano derecha lo entendió perfecto exponiendo de veras. Sin atacarlo y dejándolo romper en su violenta arrancada. En un trincherazo se le revolvió con lo que llevaba dentro. Tres series así y a más el torero. Y con la mano izquierda aun mejor, tapándolo a su altura, para llevarlo muy, muy largo, con enorme temple. El arma para no violentarlo en su violencia cada vez más escondida y rendida. Tremendo Castella, en figura del toreo. Improvisado el final. Y una estocada a fe, pelín desprendida. La muerte se retrasó. Las dos orejas estaban. Dos descabellos. Una oreja supo a poco para tanta raza… Torera.

ABC

Toreros mediáticos, espectáculo mediocre

Un manso e infumable encierro de Cuvillo se lidió en la primera de las corridas de toros de esta feria de San Jaime. Toros de aceptable presentación pero de escaso contenido en bravura y sobre todo flojos, muy flojos. Más de uno debió volver a los corrales, pero el público habitual a este tipo de festejos, santurrón por naturaleza y con escasos conocimientos, lo dio todo o casi todo por bueno. De los seis, tan solo la bravuconería del sexto con el caballo y su nobleza exenta de calidad en la muleta, así como la calidad del lidiado en segundo lugar, se salvaron del desastre.

Precisamente a ese segundo de la tarde lo supo aprovechar El Fandi para cortar el primer trofeo de la tarde, después de torearlo con mucho temple con el capote, sobre todo por el lado izquierdo. Después vendría un buen tercio de quites protagonizado por el granadino y Castella, pues a un ajustado quite por chicuelinas de Fandi le respondió el francés con templado quite por saltilleras, y volvió El Fandi con unas lopecinas.

A continuación vendría el espectacular tercio de banderillas, que encendió los ánimos del público. Pero llegado el último tercio, la intensidad con la que se había vivido la lidia se fue esfumando poco a poco, pues tan solo hubo que destacar algunos muletazos sueltos con la mano izquierda de El Fandi, que remató con una eficaz estocada.

Con el quinto, manso, flojo y descastado, el granadino salió dispuesto a redondear su tarde y no escatimó esfuerzos recibiendolo con dos largas en el tercio y banderilleando con su espectacularidad habitual. Pero a las primeras de cambio, el toro rodó por los suelos y todo se vino abajo muy pronto.

La otra oreja la cortó Castella al sexto, un ejemplar que embistió con violencia al caballo pero sin emplearse en ningún momento. El francés intuyó que la movilidad de este ejemplar podía poner algo de emoción a su labor y sin dudarlo brindó la faena al público, comenzando con unas series con la mano derecha que estuvieron exentas de limpieza por lo mucho que se dejó tropezar la muleta. Sin embargo, cuando cambió de mano, las series resultaron más templadas y limpias, por lo que levantó los ánimos de un público que quiso premiar la buena voluntad del torero.

Con su primero, un toro distraído de salida y con peligro por el pitón derecho, Castella no terminó de acoplarse con la mano izquierda. Su labor resultó enganchada y deslucida. Con este ejemplar, los banderilleros Javier Ambel y Vicente Herrera protagonizaron un excelente tercio de banderillas, teniendo que saludar montera en mano.

No fue la de ayer precisamente la tarde de Paquirri, por el escaso juego de sus toros y su escasa motivación. Su inválido primero llegó defendiéndose y sin emoción a la muleta. Con el cuarto, que tuvo tanta nobleza como escasez de fuerzas, lo intentó recibiéndolo con tres largas cambiadas y en un mediocre tercio de banderillas.

La Razón

Orejas de distinto signo y valor

No hubo la gente que se esperaba para ver la actuación de los llamados toreros mediáticos y la que fue se encontró con un Sebastián Castella valentísimo y que, con el peor y más complicado lote de una corrida de Núñez del Cuvillo noblota en sus otro cuatro ejemplares, hizo, de lejos, lo mejor de la tarde. Castella (silencio y oreja), se llevó la primera ovación de la tarde al quitar por saltilleras en el primer toro de El Fandi, provocando una competencia en quites con el granadino. Su primero manseó en los primeros tercios y llegó violento a la muleta, sin dejar al diestro francés sino estar tan valiente como embarullado. Volvió a estar entregado con el bravucón sexto, que sembró el desconcierto entre su cuadrilla, y al que a base de exposición y valor acabó sometiendo y arrancándole una merecidísima oreja.

Otra de signo bien distinto le concedieron a El Fandi (oreja y silencio), que no se salió del guión previsto: tiró de repertorio con la capa, llevó a cabo su habitual derroche de facultades físicas con banderillas y cumplió un trasteo muleteril tan voluntarioso como falto de interés ante un toro noblón pero sin emoción. Similar planteamiento puso en práctica con el quinto, que tras el palizón que se llevó en el segundo tercio, al tercer muletazo se echó y se puso ya muy a la defensiva, dando motivos El Fandi para abreviar.

Rivera Ordóñez “Paquirri” (silencio y pitos) muleteó sin ton ni son al jabonero que abrió plaza, un animal sin fuerza al que se le dio duro en el caballo y que, para mas inri, le castigó bastante en el inicio de una faena que no tuvo fuste ni contenido alguno. También dejó masacrar en varas al cuarto, con el que dio un sainete al empeñarse en banderillear antes de dejar otra labor sin orden ni concierto.


Toros en Valencia. Temporada 2012

valencia260712.txt · Última modificación: 2012/07/27 07:10 por paco

Herramientas de la página