REPORTAJES

OTROS REPORTAJES

Acoso y Derribo: la faena campera como espectáculo

Los toreros y la Semana Santa de Sevilla: la devoción de los diestros

Dispositivo policial de la Junta para erradicar la reventa en la Maestranza

Aprendiendo a torear a orillas del Guadalquivir

Presidentes y veterinarios andaluces propondrán asociarse en el Seminario de Huelva   


Y Manuel Morilla vio cumplido su sueño


Nuevo impulso de la Junta de Andalucía a las Escuelas Taurinas


Azulejo en la Maestranza en memoria de Diodoro Canorea


Los abonados malagueños ganan una denuncia que habían presentado contra la Junta de Andalucía


Víctor Puerto, nombrado 'Hijo adoptivo' en su pueblo


Los hermanos Domecq, herederos de la esencia del rejoneo 


Balance estadístico de la temporada 2000 en Andalucía


Una plaza más grande que el propio pueblo

 
La empresa de Sevilla explica los carteles de la Feria de Abril
  Fabricando tendidos
  Pienso, luego...¿toros locos?
  Capotes a precios asequibles
  Taxidermia: un sector amenazado
Toros del futuro
Banderillas del siglo XXI

ACOSO Y DERRIBO,
L A FAENA CAMPERA COMO ESPECTÁCULO

PortalTaurino. Francisco Mateos.

LA TRADICIÓN   EL CAMPEONATO   PREMIOS  

LOS PALACIOS, UN PUEBLO QUE IMPULSA EL ACOSO Y DERRIBO

LA REGLAMENTACIÓN     ÚLTIMOS CAMPEONES

Los 18 clasificados para la final antes de iniciar la competición

LA TRADICIÓN

El acoso y derribo es una modalidad taurina espectacular, que ha derivado de una primitiva faena campera, ejercida magistralmente por picadores y, en menor medida, por ganaderos, en una modalidad pseudodeportiva; no obstante, es necesario estar en posesión de una Licencia Deportiva Nacional para tomar parte en las distintas competiciones, como la celebrada este pasado fin de semana en la localidad sevillana de Los Palacios.  

            Su tradición, como espectáculo en sí, se remonta al siglo XVIII; de hecho, se puede afirmar que es la suerte que se realiza con toros que menos modificaciones ha sufrido con el paso del tiempo. La suerte del acoso y derribo de ganado tiene su raiz en el manejo del toro a campo abierto y la faena campera del tentadero de machos. En el tentadero a campo abierto es necesario apartar al macho y conducirlo hacia la zona en la que espera, en la soledad del campo, el picador. Los machos no se torean, pero la forma de entrar al caballo y su reacción al sentir la leve puya en su lomo son pistas importante para el ganadero a la hora de seleccionar. 

            La garrocha que se utiliza en el acoso y derribo debe descubrir de la puya tan sóloPrimera hora de la mañana: los caballos llegan al Corredero de Los Palacios una media pulgada, para que apenas pueda servir de empuje a la res sin resbalar sobre la piel, pero sin hacerle más daño, por mucho que sufra varios intentos. Un aspecto fundamental es que los caballos que corren estén bien domados, sean fuertes y ligeros. Deben tener fuerza porque es en realidad el caballo el que transmite el empuje para el derribo, y no el brazo del garrochista, que no hace otra cosa sino sostener la vara; y ligero porque en la velocidad del caballo se libra, precisamente, la violencia del impulso, y con él el éxito de la echada. 

            Antes de la echada es necesario correr a la res, para que en su carrera final esté ‘templada’ y no descompuesta en una violenta carrera recién iniciada. A todo palo tendido debe procurarse agarrarla en lo más alto y trasero de las ancas, pues es el punto en el que, empujándola, se logra mejor desequilibrar y hacer caer a la res. La velocidad del caballo debe ir atemperándose a la del animal durante el acoso o carrera previa, pero en el momento de consumarse el lance del derribo ha de superarla en mucho, en violento y calculado acosón. 

            Los que acosan son siempre dos jinetes, formando la ‘collera’. El que tiene la misión de derribar –entra por el lado derecho del animal- se denomina ‘garrochista’, mientras que su compañero de collera es el ‘amparador’, quien tiene la importante misión de acosar –por el lado izquierdo- a la res instantes antes de la echada para atajar la dirección del animal y hacerla sesgarse ligeramente en su carrera para que el ángulo de empuje del garrochista favorezca el derribo. 

            Existe una frase hecha en esta faena que encierra la importancia de una buena conjunción de amparador y garrochista y delimita cuáles son sus funciones: ‘Dámela bien amparada que yo te la daré bien derribada’.

Un garrochista suelta la vara pero tiene dificultades para guardar el equlibrio sobre el caballo 

EL CAMPEONATO 

La Asociación de Garrochistas de Sevilla, con el patrocinio del Ayuntamiento sevillano de Los Palacios, ha celebrado durante este fin de semana el Campeonato de Sevilla y Los Palacios de acoso y derribo. Las pruebas han tenido lugar en el corredero de El Palmar, en Los Palacios-Villafranca (Sevilla). Una treintena de consumados jinetes y garrochistas se han disputado los trofeos en liza. Cada collera acosó y derribó a una vaca brava y una mansa. Tras la primera jornada clasificatoria del sábado quedaron clasificados 18 colleras que protagonizaron la jornada final del domingo 28. 

    El palco de  tribuna registró un lleno completo en un día caluroso. A este Campeonato de Acoso y Derribo han asistido, como espectadores, conocidos personajes taurinos, como el ganadero Antonio Miura o los rejoneadores Javier Buendía y Fermín Bohórquez, entre otros. 

    Las vacas mansas pertenecieron al hierro de Salvador Guardiola Noguera, mientras que las bravas eran de distintas ganaderías, como Miura, Manolo González o Los Recitales. La Asociación de Garrochistas de Sevilla está presidida por el ganadero Ernesto Campos Peña. Entre sus asociados existen varios matadores de toros aficionados al acoso y derribo, como Eduardo Dávila Miura, José Antonio Canales Rivera o Francisco Rivera Ordóñez, quien ostenta una vicepresidencia de la entidad.

La jornada de acoso y derribo ha finalizado

PREMIOS  

Tras la jornada final del pasado domingo los premios han sido los siguientes: 

-Primer Premio: Collera formada por Javier Terrón (garrochista) y José Álvarez (amparador).

Trofeo Ayuntamiento Los Palacios: 300.000 pesetas.

Trofeo Real Maestranza de Caballería de Sevilla: Copa acreditativa.

 

-Segundo Premio: Collera formada por Alfonso Martín García (garrochista) y Plácido López Eguino (amparador).

Trofeo Ayuntamiento Los Palacios: 200.000 pesetas.

Trofeo Real Club Pineda: Copa acreditativa. El rejoneador Fermín Bohórquez, que no toreaba, aprovechó para desplazarse hasta el Corredero de Los Palacios

 

-Tercer Premio: Collera formada por Humberto Domecq Ybarra (garrochista) y Juan Núñez Estudillo (amparador).

Trofeo Ayuntamiento Los Palacios: 100.000 pesetas.

Trofeo Unión de Criadores de Toros de Lidia: Copa acreditativa.

 OTROS PREMIOS 

-Trofeo 'A la mejor echada': Alfonso Martín García (Patrocinado por 'Jerez 2002').

 -Trofeo 'Mejor conjunto caballo-jinete': Diego Díaz Béjar (Patrocinado por 'Prefijo 954  de Amena).

 -Trofeo 'Mejor amparador': José Bernal Mendoza (Patrocinado por 'Restaurante El Espigón').

 -Trofeo 'Mejor collera': Salvador Guardiola Noguera (garrochista) y José María Pérez García (amparador). (Patrocinado por Federación Hípica Andaluza).

 -Trofeo 'Mejor collera de Los Palacios': José Tirado Cerrada (garrochista) y Cayetano Tirado Cerrada (amparador). (Patrocinado por Bodegas Domecq).

 -Trofeo 'Mejor caballo': Tomás Morené de Gil (Patrocinado por Guarnicionería 'El Molino').

Garrochistas, al contraluz, a la espera de su turno.

    LOS PALACIOS, UN PUEBLO QUE IMPULSA EL ACOSO Y DERRIBO 

El sevillano pueblo de Los Palacios-Villafranca, que ha acogido este pasado fin de semana el ‘Campeonato de acoso y derribo de Los Palacios y Sevilla’, tiene antigua tradición en las labores camperas relacionadas con el toro y el caballo. Escuela de magníficos jinetes, de expertos en doma vaquera y excelentes picadores y mayorales, el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento está impulsando el fomento de la cría caballar y su manejo, y especialmente las competiciones de acoso y derribo. 

            Según su alcalde, Emilio Amuedo, “nuestra ciudad es cuna internacional de la doma vaquera y potencia el mundo del caballo en sus diversas facetas, con el objetivo de generar sinergias productivas que redunden en el desarrollo económico de nuestra sociedad. Para ello, como premisa básica organizativa, hemos consolidado las instalaciones adecuadas para la práctica del arte de la garrocha”. 

            Y así es, porque el Corredero Municipal de El Palmar, situado en el término de Los Palacios, a escasamente 20 kilómetros de Sevilla y 60 de Jerez, ofrece unas magníficas instalaciones para las competiciones de acoso y derribo del más alto nivel. El alcalde, Emilio Amuedo, afirma orgulloso que “el corredero de Los Palacios se convertirá, en un futuro cercano, en referente obligado para todos los aficionados del acoso y derribo. Para conseguirlo estamos ejecutando un ambicioso proyecto de construcción de un parque forestal como zona de esparcimiento y ocio que completará las instalaciones actuales”. 

            Por último, el alcalde quiere hacer una referencia a ciertos estereotipos que están fuera de lugar con la evolución que ha alcanzado la modalidad del acoso y derribo. “Los Palacios, fiel a su compromiso histórico con el caballo, no escatimará esfuerzos para incrementar el número de aficionados del acoso y derribo, posibilitando su práctica al ciudadano de a pie, desterrando la imagen superflua y elitista de antaño”, concluye.

Aspecto de la tribuna de público, con un lleno completo

LA REGLAMENTACIÓN 

El acoso y derribo es una modalidad entre deportiva y ganadera que tiene un reglamento propio y está federado. El recinto de acoso y derribo consta de los siguientes elementos:

 

  • Rodeo: Corral donde esperan las reses para su acoso y derribo.
  • Corredero: Zona de terreno entre el Rodeo y el Cuadrilátero, donde la collera acosa a la res.
  • Cuadrilátero o Soltadero: Rectángulo donde se ejecuta el derribo delimitado por cuatro banderas: dos de entradas y dos de salida.
  • Corrales o Querencia: Corral de estancia de las reses antes de su traslado al Rodeo y después de ser acosadas.

La situación, dimensiones, características y distancias que deben tener estas partes o elementos son las siguientes: 

  • El Rodeo se sitúa en un extremo y a la distancia del Soltadero o Cuadrilátero que determine el Comité Organizador, recomendándose como dimensión óptima la de 600 metros.
  • El Corredero será lo más llano y libre de obstáculos posibles.
  • El Cuadrilátero o Soltadero tendrá una dimensión de 120 metros de largo por 50 metros de ancho y estará delimitado por cuatro banderas, siendo sus lados menores los que dan entrada y salida al recinto.
  • Los Corrales o Querencia se disponen en el extremo opuesto al Rodeo y a una distancia de las banderas de salida del Cuadrilátero de 25 metros como mínimo.

La competición de acoso y derribo utiliza una serie de términos técnicos que es conveniente definir:

  • Seña: Señal o aviso de los jueces del Cuadrilátero con banderines alzados con garrochas en vertical para que una res pueda salir del Rodeo.
  • Por punta: La res situada más cerca de la salida del Rodeo y de más fácil apartado.
  • Soltar: Acción de dirigirse a la res para intentar su derribo.
  • Solana: Zona de nacimiento del rabo a derecha e izquierda de la res.
  • Echada: Acción o suerte de derribar a la res.
  • Embroque: Actitud rápida que toma la res manifiestamente cuando se vuelva para embestir.

La determinación de los ganadores de las pruebas de acoso y derribo es fácil y muyEl ganadero y presidente de la Asociación de Garrochistas de Sevilla, Ernesto Campos Peña, sigue la competición junto a los jueces. objetivo. La clasificación de las colleras se determina de la siguiente forma:

  • El número máximo de echadas es de dos para el ganado bravo y tres para el manso.
  • Se considera echada puntuable con tres puntos siempre que la res caiga al suelo apoyando, al menos, la región abdominal. Para puntuar con seis puntos deberá dar la voltereta sobre sí, cayendo primero sobre el costado izquierdo y girar sobre su propio espinazo hasta caer de nuevo sobre el costillar derecho.
  • Existen puntos negativos como el marronazo (fallar en la echada. -6), pasar el palo por alto (-1), no sacar la collera del Rodeo conjuntamente de la forma tradicional (-3), derribo antes de llegar al Cuadrilátero (-5), intentar una echada a la salida del Cuadrilátero (-5 y descalificación ante reincidencia), soltar dentro pero caída fuera del Cuadrilátero, o soltar fuera pero caída dentro del Cuadrilátero (-1) y pasar por las banderas del Cuadrilátero sin soltar (-10)

Cada collera dispone de un tiempo máximo de tres minutos desde la salida hasta el Cuadrilátero y otros tres minutos dentro del Cuadrilátero. Se descontará el tiempo que esté la res en el suelo, y en caso de no levantarse, se podrá pedir ayuda al personal que designe el jurado sin que ello influya en la puntuación. 

El rejoneador Javier Buendía no quiso perderse la competición de Acoso y Derribo pese a la lesión de brazo.  

ÚLTIMOS CAMPEONES DE ESPAÑA DE ACOSO Y DERRIBO

Año 2001: Manuel Moreno Cuellar.

Año 2000: Luis Erquicia Domecq.

Año 1999: Álvaro Domecq Romero.

Año 1998: Juan Pérez Ayala.

Año 1997: José Luis Cañaveral.

Año 1996: José Luis Cañaveral.

Año 1995: Borja Domecq Solís.

Año 1994: Ernesto Campos Peña.

Año 1993: José María Fernández.

Año 1992: Mariano Fernández-Zumel.

Año 1991: José Peña Ortega.

 
©PortalTaurino, SL Pastor y Landero, 6-4º  41001 Sevilla España Tel: (34) 696 603026