FRANCISCO VEGA DE LOS REYES, "Gitanillo de Triana"

Sevilla (barrio de Triana), el 23 de septiembre de 1903- noviembre 1904?.

Debut en público: 18 de mayo de 1924, en San Fernando (Cádiz), alternando con Manuel Fernández. Novillos de Félix Gómez

Debut en Madrid: 30 de julio de 1926. Alternando con Lagartito y Julio Mendoza y con novillos de Coquilla y del Duque del Tovar

Alternativa: 28 de agosto de 1927, en el Puerto de Santa María (Cádiz). Padrino: Rafael el Gallo. Toro: "Vigilante", de la ganadería de Viuda de Concha y Sierra

Confirmación en Madrid: 6 de octubre de 1927, en corrida extraordinaria. Padrino: Rafael el Gallo. Le acompaña Juan Belmonte. Se lidiaron toros de Julián Fernández (antes Vicente Martínez)

Temporada 1930: 51 corridas lidiadas en España

Temporada 1931: el 31 de mayo, en Madrid, cuando llevaba lidiadas 16 corridas, sufre la cogida del toro "Fandanguero", de Pérez-Tabernero. A consecuencia de esta cornada falleció en Madrid el 14 de agosto de ese mismo año. Hermano de Rafael Vega de los Reyes Gitanillo de Triana.

Cuando el arte nace en la fragua 
Luis Nieto. Diario de Sevilla, 19/12/2004

Sí. Su lance puede ser perfectamente un minuto de silencio o una verónica adormecida. O un poema a la elegancia. Y, cómo no, una fotografía en blanco y negro o en sepia, ligada a la añoranza. Lógicamente, no le vi torear. Pero hasta en el helado momento de la instantánea, uno queda impresionado por un concepto de toreo distinto. Si a través del vomitorio de la historia uno entra la Maestranza –repleta de gente– y echa un vistazo, se puede encontrar con esa especie de medio verónica y revolera, que es un canto a la improvisación. Aunque lo que emociona sobremanera es esa verónica que dibuja en la plaza de El Toreo, de México. Esa verónica tan personalísima, grácil y con duende, en la que como los grandes toreros, esos que cuando ponen el alma se olvidan del cuerpo, se ve a Gitanillo hundirse, abandonarse, metiendo el mentón como si quisiera traspasar su corazón, y bajando las manos lo indecible para conducir la embestida del toro. Pura enjundia. Un lance que era interminable. Este tipo de toreros salta muy de tarde en tarde. Y sus lances son chispazos de arte que traspasan las pupilas para entrar en el corazón. Como los chispazos que saltaban en las fraguas de los Puya, gitanos de Triana que rezuman arte, cuando a golpe de martillo contra el yunque creaban aquellas puyas para cerrados, que dieron nombre a una dinastía cuyo máximo representante es Curro Puya, en la historia: Gitanillo de Triana. 

 

 

 

 

©PortalTaurino, SL Pastor y Landero, 6-4º  41001 Sevilla España.  Contacto con PortalTaurino