PARTES DE UNA PLAZA DE TOROS

A lo largo de la Edad Media y Edad Moderna los festejos se celebraron en las plazas mayores de las ciudades. A partir del siglo XVIII es cuando se empiezan a construir lugares destinados únicamente a la lidia de toros.

LAS PLAZAS MÁS ANTIGUAS


SevillaAranjuez
Béjar
Campofrío
Ronda
Tarazona
Santa Cruz de Mudela
Zaragoza

 

 

REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA 
DE
SEVILLA

Blasón. Real Maestranza de Caballería de Sevilla

La Real Maestranza de Caballería es una institución de la antigua nobleza sevillana, creada en el siglo XVII, que por sus fines hípicos y sus relaciones con el mundo de la lidia decidió construir el coso.

Las Reales Maestranzas se crean como institutos fomentados por la Corona con la intención de que la nobleza local se ejercitara en el uso de la caballería y de las armas, a fin de poder dar inmediata respuesta a la llamada del Rey e intervenir  donde fuera necesario.

Estas se instauran a lo largo de un período de tiempo que abarca los siglos XVI al XIX. La fundación de estas instituciones comienza con  la de Ronda, en 1572, y termina con la de Zaragoza, en 1824. A lo largo del XVII se fundan las de Sevilla, Granada y Valencia. El Término Maestranza surge durante el XVII en Andalucía. Proviene  del vocablo “maestro” referido al arte de jinetear con destreza.

En el año1248, tras la conquista de la Ciudad de Sevilla por el Rey Fernando III el Santo, los caballeros que le acompañaron fundan una Cofradía o Hermandad Caballeresca, bajo la advocación de San Hermenegildo,  con el fin de adiestrarse en el manejo de las armas y las prácticas ecuestres. Esta Corporación noble va perdiendo actividad y razón de ser, y así , manteniéndose el espíritu de la anterior, se funda en 1670, durante el reinado de Carlos II, el Real Cuerpo de Maestranza de Caballería de Sevilla.

El adiestramiento de la nobleza en  el arte de la jineta era de gran utilidad para la formación de oficiales para los ejércitos. Desde un primer momento, la Real Maestranza de Caballería organizó funciones Taurinas y  de Cañas, Alcancías, Manejos y Picaderos, en los diferentes cosos de la villa,  por diferentes motivos: estancias reales, efemérides y fiestas religiosas.

Sería en 1670, por iniciativa del Marqués de la Algaba, cuando se crea por la primera nobleza un Cuerpo destinado a los ejercicios propios de los Caballeros, que adopta unas Ordenanzas y que toma como patrona a la Virgen del Rosario. Decaída esta Maestranza en el curso de los años, la Junta se reorganiza en 1725, con treinta y seis Caballeros y es reconocida por la Real Orden de 24 de mayo de 1729.

Durante los siglos XVIII y XIX, la Real Maestranza criaba yeguas y potros, con caballerizas que se contaban entre las mejores de Andalucía. Este Instituto fue pionero en el fomento del deporte hípico en la ciudad hispalense y en todo su área de influencia.

Entre 1729 y 1733, coincidiendo con la estancia del monarca Felipe V en Sevilla, que había recibido apoyo de la Real Maestranza en la guerra de sucesión a la corona española, en agradecimiento concedió importantes y decisivos privilegios a la corporación, que desde ese momento recibirá el tratamiento de Real, tendría jurisdicción privativa y el cargo de Hermano Mayor del Real Cuerpo, sería desde entonces ostentado por uno de los hijos del Rey. A partir de Fernando VII sería el propio Rey el Hermano Mayor de la Real Corporación.

Esta Real Maestranza, además de su intenso apoyo a la fiesta de los toros, del patrocinio de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla y de las actividades hípicas, realiza grandes aportaciones al mundo del arte y la cultura (creación de galardones a los mejores expedientes académicos de la Universidad de Sevilla, prestigiosos premios de arte e investigación, patrocina ciclos de conferencias, realiza publicaciones y un amplio etc. de actividades culturales) e impulsa e interviene directamente en obras benéficas y sociales. Por lo narrado recibe en 1969 la Corbata de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, en 1983 recibe la Medalla de la Ciudad de Sevilla y en 1991 recibe la Gran Placa de Honor y Mérito de la Cruz Roja.

El blasón es un joven corriendo a caballo, con guirnaldas de laurel en la cabeza y un dardo en la mano, dentro de un escudo de plata con corona Real, en el que está colocado sobre un ara y sosteniendo por un lado la Diosa de la Paz y por el otro por la de la Guerra. Éstas irán caracterizadas con los atributos acostumbrados: Palas con la lanza y escudo, grabada en él la cabeza de Medusa; y la Paz con cornucopia, caduceo y oliva. A los pies irán repartidos trofeos de Maestranza relativos a cada una, como son: al lado de la Paz alcancías, cabezas, etc; al lado de la Guerra timbales, clarines, lanzas, dardos, etc. y en medio del ara el lema: “Utrisque interest”. En la orla la inscripción: “Societas Equestris Hispalensis”. Los Caballeros usan una venera pendiente al cuello de una cinta roja con bordes blancos, y los escudos de Castilla y León, así como el propio de la Institución adosados, sobre esmalte rojo y surmontados de la Corona Real. La Placa es de similares características excepto que está rodeada de rayos de plata.

El uniforme consiste en una casaca de color grana, cerrada al pecho por una hilera de botones, con galones y caponas plateadas, pantalón de paño azul con galón ancho de plata y sombrero bicornio.


El presidente de la Junta de Andalucía en la entrega de premios de la Real Maestranza de Sevilla 4/03/09

Plaza de la Real Maestranza de Sevilla

Real Maestranza de Ronda

Visita on line a la Sevilla taurina

Toros en Sevilla

 

 
©PortalTaurino, SL Pastor y Landero, 6-4º  41001 Sevilla España.  Contacto con PortalTaurino