Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


puerta_de_arrastre

Santiago Sánchez Traver: Puerta de Arrastre

Feria Extraordinaria de San Miguel

Sevilla, domingo 3 de octubre de 2021

Escribano vuelve a triunfar con Miura

La expectación era máxima y esta vez no se frustró del todo, porque, al menos, podremos contar a nuestros nietos que vimos a Morante de la Puebla torear un Miura. La mayoría de los del escalafón actual, entre ellos todas las figuras, no han visto un miura ni en pintura, ni lo verán, sólo torean los de un encaste y algunos sólo una ganadería. Recuerden que las figuras de todos los tiempos, desde Cúchares a Pepe Luis, pasando por Belmonte, Gallito y Manolete, los toreaban todos los días. Morante quiso hacerlo en un festival y se lo cambiaron y hoy hasta le cambiaron el 2º, pero el primero sí era un Miura enorme y lo lanceó con su gusto particular y después lo lidió y mató con facilidad. Manuel Escribano volvió a triunfar con los de Zahariche, le salió un extraordinario 2º que aprovechó para desorejarlo y un 5º imposible que le impidió la Puerta del Príncipe. A los dos los recibió a portagayola y banderilleó con eficacia. El palaciego Pepe Moral, otro especialista en las duras, pechó con el lote peor. Escribano yo diría que se merece que en la próxima Feria lo pongan con las duras pero que también le den alguna de las más fáciles para que obtenga el premio gordo de la Maestranza.

Sevilla, sábado 2 de octubre de 2021

Y Diego Urdiales hizo el toreo

La corrida de Garcigrande, o de Domingo Hernández, que ahora se lía uno mucho con eso de la división familiar de los hierros, fue entretenida. El mastodonte primero, casi un búfalo, derribando tres veces, tuvo su emoción y los tres siguientes sirvieron, encastados, con celo, fijeza y embestida, pero los dos últimos estropearon un encierro que iba para premio. Así las cosas Urdiales en su primero estuvo como pudo y en el cuarto, un gran toro que pudo merecer la vuelta que nadie pidió, hizo el toreo así sin más, templado, clásico, cogiendo la muleta por el centro, y la buena estocada vino a coronar una obra que merecía sobradamente las dos orejas. Para alegría de Curro Romero, que vino una tarde más a ver a su torero y amigo. Manzanares aprovechó el segundo para en faena correcta y estocada definitiva llevarse una oreja y en el segundo le tocó lo peor, hasta para matarlo se las vio y se las deseó. El ecijano Ángel Jiménez, que sustituía a Pablo Aguado, uno de los consentidos de la plaza, no desentonó dejando detalles tanto con el capote como con la muleta. Y eso fue todo, que fue mucho pues seguimos en la senda de otra gran faena, muy distinta de la Morante, pero para qué vamos a comparar…

Sevilla, viernes 1 de octubre de 2021

Morante se labra su propia leyenda

Para empezar por lo malo, los de Juan Pedro no sirvieron ni a medias, como suele ser habitual. Y después está Morante, que con el cuarto, que en otra ocasión no le habría durado dos minutos, realizó una obra de arte, valor, entrega y pasión que ha entrado desde ya en la historia de la tauromaquia. El de la música ni se enteró de lo que estaba pasando y cuando quiso empezar a tocar, Morante lo mandó callar con razón. El presidente, ¿cómo se iba a atrever a sacarle un pañuelo de aviso?: lo sacan de la plaza a gorrazos…Y entonces, con un toro por el que nadie daba un duro, realizó una excelsa faena de temple y pasión a la vez. La voltereta, por la cercanía increíble en los terrenos que estaba, fue de órdago… Pero repuesto con el tradicional método del botijo por el cuello, recetó una estocada fulminante. La plaza, que ya estaba loca, rugió y pidió los máximos trofeos que el usía, equivocado, dio de uno en uno. También vimos capotazos y pases con la muleta de muchísimo arte. Y Roca Rey no tuvo enemigos ni para el arrimón siquiera. Este Morante, maduro, consciente de su cita con la historia, es impensable adónde puede llegar. De momento, hoy ha escrito una página de la historia eterna de la tauromaquia, ha empezado a labrar su propia leyenda.

Sevilla, jueves 30 de septiembre de 2021

Los de Matilla no aburrieron

Hoy estoy seguro que las opiniones se dividirán. Para unos un corridón de toros, para otros un porquería de festejo. Ni tanto ni tan calvo. Hubo toros buenos, el primero fue el mejor, aunque el segundo también fue bueno. El quinto tenía calidad y clase pero estaba flojo de cuartos traseros. Y el cuarto no se sabe, porque entre lo que le atizaron en el caballo y la voltereta quedó disminuido para lo que parecía ofrecer. Con este material, qué hicieron los toreros. Pues El Juli no apretó el acelerador en el primero, que era de dos orejas y se conformó con una faena típica para cortar orejita. Hubo descarados “julipiés” en los dos porque evidentemente no le da vergüenza irse de esa manera tan bochornosa de la suerte. Manzanares completó una faena templada y limpia con el buen segundo, pero lo pinchó sorprendentemente, y se ganó la oreja del quinto, del que vio su bondad aunque renqueaba de atrás y no provocó la devolución. Y Ureña, que tuvo el peor lote, arrancó un trofeo del sexto a base de valor y constancia, aunque la espada no cayó en su sitio. Ni corridón ni petardo, pero, eso sí, no nos aburrimos. Que no es poco.

Sevilla, miércoles 29 de septiembre de 2021

Esto no vale para la Maestranza

Lo más oído durante el festejo de hoy: “este no es el toro de Sevilla”, “así no embiste ni uno”, “pasados de kilos y años”, “este encierro era para Pamplona o Madrid” y así muchos más comentarios, Y tenían razón: lo que ha enviado Ricardo Gallardo a Sevilla no era para Sevilla…este año. Posiblemente, estos toros tuvieran nota en el cuaderno ganadero, y, si hubieran venido hace un año, habrían tenido edad y kilos para embestir. Desde el mastodonte primero al escurrido cuarto no hubo nada que “arrascar”. Sólo Daniel Luque, excepcional en el recibo capotero del tercero, pudo con éste a base de dominio en la muleta, y debería haber cortado oreja si no pincha. Ferrera anduvo perdido y sin colocarse en toda la tarde y Perera quiso y no pudo confirmar las buenas sensaciones que dejó el sábado.

Sevilla, martes 28 de septiembre de 2021

Un encierro imposible para los novilleros

Los novillos de Rocío de la Cámara, que pastan en la línea que divide las provincias de Sevilla y Cádiz, esta vez no dieron juego alguno, como en alguna de sus últimas comparecencias en la Maestranza. Sin casta, mirones, reservones, de embestida incierta, propiciaron muchos momentos de peligro. Y eso que delante dos novilleros con experiencia, currados que se dice en el argot, como Calerito y Diosleguarde que solventaron la difícil papeleta, y uno Jorge Martínez, novato en la categoría, que se llevó todas las volteretas. Mostró Calerito seguridad y oficio y se le pidió una oreja que perfectamente se puso llevar a casa, y Diosleguarde unas maneras muy elegantes y naturales que prometen un torero de clase. El que estaba más verde, Jorge Martínez, murciano de Totana pero criado taurinamente en Almería, demostró su valor incólume, que es lo primero que se le pide a un novillero.

Sevilla, sábado 25 de septiembre de 2021

Las ganas de Perera y el valor de Roca

Llegó la de Garcigrande, de la mano de El Juli como siempre, y pasó a la espera de otra. El quinto fue un toro extraordinario, con fijeza, movilidad y embestida boyante, no tontuna como otros del encierro. No se le pidió la vuelta, pero podía habérsele concedido. Era de dos orejas aunque Perera, muy dispuesto toda la tarde, queriendo reivindicarse en la Maestranza, sólo le cortó una. Y Roca Rey, que asusta al miedo con sus arrimones le arrancó otra al cierrraplaza. También sirvió el primero de Juli, sobrero por cierto, y el madrileño debió de apretar algo más para cortar oreja, no fue suficiente la petición. Y, sobre todo, no matar de esa manera tan vergonzante -que a él no le da vergüenza por mucho que se le diga- yéndose de la cara sin pudor con el saltito por el lado que han dado en llamar el “julipié”. El otro fue imposible, pero la sensación es que se fue cabreado. En fin, que en corrida de figuras hubo toros que sirvieron y Perera mejoró su imagen en Sevilla y de esta temporada y Roca Rey, a falta de otra cosa, nos “los” puso en la garganta.

Sevilla, viernes 24 de septiembre de 2021

El capote de Ortega valió por la corrida entera

Y volvió a hacerlo. Juan Ortega, ese chico tímido, estudioso, ingeniero agrónomo por la Universidad de Córdoba y, casualmente, criado en Triana, lo ha repetido. Es más, yo diría que lo ha superado. Su recibo capotero al segundo de Juan Pedro ha sido aún mejor que el del otro día. Más templado, si cabía, más estético y más impresionante. La plaza rugió como hace tiempo no se oía y la música sonó en su honor, qué iba a hacer. Muchos dieron por pagada la entrada y eso que hoy hubo reventa después de mucho tiempo. Y nada, a esperar que vuelva a emocionarnos así, yo me apunto a todas. La juanpedrada no sirvió y el principal perjudicado fue Morante que le puso un interés tremendo a sus faenas para quedar inédito, salvo en un quite de respuesta a Ortega. Este tuvo un segundo aceptable y lo pinchó y un sexto aprovechable y le cortó una oreja, merecida sin discusión por el capote. Su punto débil son los aceros, ya lo sabíamos. Y eso puede que le prive de ser llamado a todas esas plazas que le faltan. A mí no me importa, por mí que se quede entre Triana y Sevilla.

Sevilla, jueves 23 de septiembre de 2021

De Justo, primer triunfador, entra en Sevilla

A otros toreros les costó sangre, sudor y lágrimas…y, sobre todo, tiempo entrar en Sevilla. Grandes figuras de siempre chocaron con el muro sutil de la Maestranza que les impedía desarrollar su gran toreo, algunos entraron casi a punto de retirada. Pues Emilio de Justo ha entrado ya, con una faena inconmensurable ante un Victorino de categoría. En los medios, haciendo al toro a su forma, arrastrando la muleta por derecha e izquierda con un temple magnífico, con el toreo de verdad, el que no busca engaños ni teatros. Suele tener un cañón en la espada y el premio pudo ser mayor si acierta en los dos. Pero ya es el primer triunfador de la feria y, posiblemente, la mejor faena. La rabia que expresó al tomar las dos orejas en sus manos significaba lo que suponía para él conquistar la Maestranza. Ferrera, a su lado, desmereció, aunque el esfuerzo en el quinto fue notable y a otros, con mucho menos la habrían dado la oreja. De los victorinos hubo de todo, los primeros más parados, los otros tres de nota. En especial el cuarto que bien pudo llevarse la vuelta póstuma. Otros, no de Justo, habrían aprovechado para forzar el indulto. Pero nadie se acordó de pedir el premio circular para él.

Sevilla, miércoles 22 de septiembre de 2021

Decepcionan los de Santi Domecq

La corrida de hoy, mismo escaso público que vamos a ver en todas menos en los dos fines de semana que quedan, tenía mucho números para que saliera buena, pero no ha sido así. Y qué más hubiera querido el bueno de Santi Domecq que triunfar de nuevo en Sevilla. Trajo toros muy nobles y bien presentados, con hechuras, bonitos de lámina, pero algo pasados de kilos y escasos de fuerza. Aún así hubo un tercero de triunfo que no aprovechó Rafa Serna, por la lógica falta de experiencia y corridas, y un quinto que sirvió para que viéramos al Luque que arrasa en todas las plazas y es ídolo en Francia. Su labor tuvo mucho mérito y la media estaba en su sitio. Un presidente que parece no conocer lo que es Sevilla en cuanto a pañuelos y eso, se negó antirreglamentariamente a darle la oreja pues esa petición en Sevilla es mayoritaria. Urdiales pechó, tal vez, con el peor lote y lo mejor que hizo, salvo algún detallito suelto, fue traernos a Curro Romero a la plaza. Para que lo viéramos.

Sevilla, martes 21 de septiembre de 2021

Un encierro para el recuerdo a Pepe Moya

Nadie de los que conocieron a Pepe Moya puede sustraerse al hecho de pensar en él, desaparecido hace tan poco, cuando cada novillo salió por la puerta de toriles. Y menos del cierraplaza, que se llamaba “Bético”. Pues para su recuerdo donde esté, fue una buena novillada. Y diversa, unos empujando en el caballo como el que más, otros con embestida suave y otros con genio. Pero sirvieron casi todos aunque no hubo más premios por el mal uso de los aceros. En especial por Manolo Vázquez, que en el cuarto dejó un par de tandas de naturales de mano baja que también hicieron recordar a su abuelo. Sigue teniendo el problema de la espada pero eso se aprende. González Écija está cuajado como novillero y pide ya dar el salto pero también se dejó el trofeo en los aceros. Y después, el triunfador, el extremeño Manuel Perera, que ha cambiado su estilo, “apadillado” según algunos, pero que le sirve para torear más que nadie y cortar más trofeos que los demás. Tal vez, cuando le sobre esa pizca de tremendismo insuflado por el diestro jerezano, será el torero que quiere ser.

Sevilla, domingo 19 de septiembre de 2021

Juan Ortega, capote de ensueño

Lo que no pué ser no pué ser, que diría el Guerra. Pobre entrada en la Maestranza el primer domingo de San Miguel. Decía don Diodoro que los carteles tienen que ser todos rematados, con uno u otro motivo, pero rematados. El de hoy no lo era, sobraba un torero al lado de los otros dos (no digo nombre). Claro que los otros dos tampoco demostraron su tirón, las cosas como son. El Fandi estuvo en Sevilla, como siempre, banderilleando a su modo y dando pases para acá y para allá. Se le fueron dos toros de triunfo, y van…Lo que le sirve para triunfar en cualquier plaza aquí no vale, precisamente por su falta de estética. Manzanares estuvo bien con su primero, pero a ese toro normalmente le corta dos orejas con fuerza. Con el segundo anduvo peleón y esforzado, otra vertiente suya. Y después está lo de Juan Ortega, que ha tenido que esperar un montón de años para debutar en su plaza. El recibo fue espectacular y ya está apuntado para todos los premios de capote. Verónicas sensacionales, mentón hundido, capote mecido como un paso de palio. Dos fueron de cartel y después una media abelmontada. De regalo unas chicuelinas galleando pero con un paso mínimo, muy suyas. Eso valió la tarde. Después en la muleta apenas pudo hacer nada pues tuvo el lote peor, sin duda. Pero hubo tres de Jandilla que sirvieron bastante, no lo olvidemos.

Sevilla, sábado 18 de septiembre de 2021

Dos años después allí estábamos

Casi dos años después de la última tarde en la Maestranza, 12 de octubre de 2019, allí estábamos. Volvimos a pasar por sus puertas, subir por sus gradas y sentarnos a esperar el paseíllo, que fue un momento de emoción inenarrable. Después fallaron los toros de Victoriano, salvo el 2º, un bombón que supo aprovechar Roca Rey toreando con temple y largura aunque pinchara en primera instancia. En el 5º el peruano dio la otra cara, arrimón de órdago ante lo que permitía la res, se le negó la oreja con lo que en Sevilla es petición mayoritaria. Morante no pudo dar un pase al primero pero en el 4º se mostró este otro “nuevo” Morante. Era un medio toro que en otra ocasión, otra temporada tal vez, ni lo hubiera mirado. Pero ahora le buscó los terrenos y las distancias, lo ahormó por el pitón bueno para después hacer de él lo que quiso y lo exprimió hasta el punto de no querer acabar la faena. Da igual lo de la espada, nos sirve ver a este torero en plenitud de gracia, oficio y valentía. Pablo Aguado vino lastimado y acabó lesionado, y no tuvo enemigos para hacer su toreo vertical y templado. Otra vez será. Y mañana más: nos quedan 14 días de reencuentros con la tauromaquia, con el arte y con la Maestranza.

puerta_de_arrastre.txt · Última modificación: 2021/10/03 23:14 por paco